¡Comparte este artículo!

Christina Ozturk se hace llamar ‘Batuti Mama’ en Instagram, y su alias está más que justificado: esta mamá de sólo 23 años ya tiene 11 hijos y aspira a tener otros 94 (hijo arriba, hijo abajo), todos ellos, a excepción de una hija biológica de seis años, mediante gestación subrogada.

Chritina y su marido, Galip Ozturk, de 56 años ya han ‘encargado’ diez criaturas por este método, siendo la pequeña Olivia la última en llegar a finales del mes pasado, según explica su orgullosa ‘madre’. Conseguir reunir a esta familia ha supuesto un gasto de unos 80.000 euros, teniendo en cuenta que cada mujer que alquila su vientre en Georgia recibe 8.000 euros como compensación económica.

Y esto sólo es el principio. Según explican los padres en un reportaje de The Sun, el plan es tener 12 hijos más cada año, uno al mes, durante los próximos siete años. El dinero no es un problema: Galip Ozturk es multimillonario y no tiene objeciones en gastar 800.000 euros hasta alcanzar la mágica cifra de 100 hijos, para convertirse en la familia más numerosa del mundo:

«No sé cuántos tendremos pero con certeza que no vamos a parar con diez», explica Christina, que añade «que es un poco pronto para concretar un número final. Cada cosa a su tiempo». Sin embargo, en las redes sociales de ‘Batuti Mama’ ya ha salido la cifra de 105 hijos.

La familia y uno más.
Christina y Galip Ozturk se conocieron en la ciudad costera de Batumi, en Georgia, cinco años atrás, cuando la joven moscovita estaba de vacaciones en compañía de su hija, Vika, que ahora tiene seis años, fruto de una relación anterior. Desde entonces y gracias a los recursos aparentemente infinitos de Galip, la pareja entró en una espiral de fecundidad (subrogada) que les ha llevado de 1 a 11 hijos en apenas un lustro.

Los diez hijos que la pareja ha tenido mediante vientres ajenos comparten el material genético de Christina y Galip. Eso sí, los padres no tienen ningún contacto directo con las madres que dan a luz a sus hijos -con objeto de «evitar futuros problemas después del embarazo», apuntan-. Donde sí interviene la madre es en la alimentación de las madres subrogadas durante el embarazo: Christina diseña un estricto plan de dieta y nutrición para que sus hijos -actuales y por venir- lleguen sanos y fuertes a este mundo.

Noticia original en The Sun.