¡Comparte este artículo!

Santa Claus propagó algo más que regalos en un asilo de ancianos en Bélgica: al menos 75 personas infectadas con Covid-19, según la televisión local.

El presunto súper propagador que encarnaba a Papá Noel San Nicolás fue uno de los primeros en enfermar después de su visita a la residencia de ancianos Hemelrijck en Amberes hace poco más de una semana, seguido por 61 residentes ancianos y 14 empleados, según explicaron los funcionarios a VRT.

«Se hizo con la mejor intención, pero salió mal», dijo el alcalde de Mol, Wim Caeyers, sobre la visita, llamándola «un día muy negro para el asilo».

«[El contagio] supone una enorme presión mental para el hombre que interpretó a San Nicolás, así como para los organizadores y el personal», dijo Caeyers.

«Todo el mundo deberá arrimar el hombro durante la semana que viene para contener el brote», finalizó el político.

En un principio, el personal insistió en que Santa Claus -que, según se informó, era el hijo de uno de los residentes- llevara mascarilla y se adhiriera a los protocolos de seguridad, al igual que los que lo conocieron. Sin embargo, las fotos del encuentro rápidamente demostraron que no se siguió el protocolo.

Bélgica, con 18.000 muertos (156 por 100.000 habitantes) registra una de las tasas de letalidad más altas del coronavirus en Europa y en el mundo. Santa Claus y las tradicionales orgías son, de momento, los dos vectores de transmisión más frecuentes de la enfermedad.

Visto en VRT, vía NY Post. Más información en Strambotic.