¡Comparte este artículo!

Mientras desde los balcones de A Coruña y del resto del Estado español se cantaba el ‘Cumpleaños Feliz’ al fundador de Zara, Amancio Ortega, con motivo de su 84 cumpleaños, en un edificio del barrio de Concheiros se proyectaban frases que sin duda hubieran amargado la tarta al fundador del imperio Inditex:

-«Coti Zara».

-«Aquí somos de Pull & Bear».

-«Felices 79.700 millones de euros».

-«Amancio Ortega me regaló un mechero pero me robó los porros».

-«Mi Zara bonita, quía, quía».

-«¡Qué contribuyas mucho más».

Estos aforismos salen de la ácida pluma de la escritora gallega María von Touceda y de los miembros de la Escola Unitaria de Santiago de Compostela, pero no se proyectan desde su ventana sino desde la casa de uno de los socios de la citada escuela. Cada noche, María envía una o varias frases a su compinche en Santiago, que las proyecta en el edificio de enfrente, las fotografía y las envía de vuelta a Von Touceda, que las comparte en sus redes sociales.

¿Y a qué viene todo este trasiego? «Es que yo no tengo proyector y si lo tuviese tendría que proyectar en una cabra», me explica la escritora, que vive en Liérganes, Cantabria (“a diez horas de Alsa” de Santiago), amancebada con un cántabro. El edificio que hace de pantalla está habitado, así que la autora de ‘Coito Ergo Sum’ fantasea: «A lo mejor hasta se proyectan en sus culos mientras se dan zapatilla».

No todos los mensajes están dedicados o versan sobre Amancio Ortega, claro. Lo que pasa es que la ocasión –y la servil convocatoria del ‘Happy Birthday’- lo pedían. Para von Touceda, lo de salir al balcón a cantar al patrón es «el mejor filtro para retromonguers que existe».

A continuación algunas de las proyecciones del combo Touceda/Unitaria, que puedes ver cada noche en su Twitter y en el Facebook de Escola Unitaria.