¡Comparte este artículo!

«Esta sí, Esta no, esta me gusta, me la como yo», Chimo Bayo, 1990.

En la década de los 90 las pistas de toda España botaban con el clásico de Chimo Bayo ‘Esta sí, esta no’, pero, en realidad, aquella oda séminal al éxtasis (MDMA) era en realidad un lejano eco de la onda expansiva de la fiesta que tuvo lugar seis años antes, y no en Valencia, sino en Ibiza, laboratorio mundial desde entonces de la música, la moda… y las drogas, claro.

¿Cómo llegó aquella partida de éxtasis de primera calidad a Ibiza? Fue gracias a Faruk Gandji, ciudadano francés nacido en Irán que abandonó su carrera profesional como broker en Ginebra para convertirse durante los ochenta en el alma mater de la fiesta ibicenca. Tal y como cuenta en el libro ‘Balearic’, historia oral de la cultura club de Ibiza‘, que acaba de publicar Editorial Contra.

Sucedió en Amnesia, la discoteca (hoy, “club”) que había fundado Antonio Escohotado unos años antes en Ibiza. Los 140 comprimidos de MDMA puro que consumieron otros tantos invitados en la fiesta Remember llegaron a través de Alexander Shulgin, nada menos que el redescubridor de la molécula, y a quien todo buen fiestero que se precie debería dedicarle un altar. Recuerda Gandji:

«Uno de mis parientes conoció a Sasha [nombre familiar de Shulgin] en Nueva York, en 1982. Como sabía que yo era admirador suyo, me lo presentó y acabamos por entablar una amistad muy duradera (…) El éxtasis fue legal hasta 1984, y lo sintetizaban en secreto un buen número de psiquiatras para sus clientes del show business (…) Tuve suerte de tener acceso a un número limitado de dosis de cada serie de producción, directamente del laboratorio, que enviaban a Suiza».

El terreno para aquella fiesta inicática estaba abonado en Ibiza, tal y como explica el libro. Desde finales de los sesenta, Ibiza vivía en una realidad paralela, ajena al triste tardofranquismo en blanco y gris que penaba el resto del país, con excepción de Sitges, Lloret de Mar y la Costa del Sol. Entretanto, Ibiza era una isla de libertad en la dictadura: nudismo, sexo más o menos libre, mercadillos hippies y… drogas a masalva. Primero hachís y LSD, más tarde, durante los setenta, cocaína y heroína, y, por fin, a partir de 1984, el éxtasis, aún sin bautizar como tal.

Continúa Gandji el relato de aquella inolvidable noche:

«En la primera fiesta que monté –Remember, en Amnesia- decidí compartir éxtasis con ciento cuarenta invitados, que estaban ansiosos por experimentar esta nueva droga de diseño de la que tanto les había hablado. Las cápsulas de 125 gramos [miligramos, en realidad, se trata de un error de transcripción en el libro] se entregaron como obsequio con la estricta condición de que no debía ingerirse nada más, especialmente alcohol. Para mucha de esta gente extasiada, acompañada de de la música de los mejores Djs de la isla, Patrick y Gerardo, fue una de las mejores experiencias de su vida, y también supuso un punto de inflexión en la cultura club de Ibiza».

Un inciso. No he podido encontrar sesiones de Gerardo de aquella época, pero sí de DJ Alfredo, que pinchaba en Amnesia en aquel verano del 84. Esto era lo que sonaba entonces. Estos son Patrick y Gerardo, a los platos aquella inolvidable noche de Amnesia:

Foto: César de Melero.

Y así acabó la fiesta, siempre según el minucioso relato de Faruk Gandji:

«Después de la fiesta, mi grupo de invitados se dirigó a la playa, y muchos continuaron luego en el Mar y Sol por la tarde, todavía despiertos y eufóricos, sonriendo y abrazándose sin parar. Supe que el recuerdo de aquella noche dejaría huella hasta el fin de los días y que la ironía del nombre de la fiesta no pasaría desapercibida». Y concluye lacónico: «Desgraciadamente, el eco de aquella noche se extendió rápidamente, desde España a Holanda, y algo tan puro y hermoso acabó en consumo descontrolado».

El promotor se refiere, sin nombrarla, a la Ruta del Bakalao, que por entonces empezaba a desplegarse en Valencia y a la que Chimo Bayo puso himno: «Chiquitun, Chiquitan, Chiquitumbambam…»

No te pierdas esta fascinante historia narrada por sus protagonistas en ‘Balearic’, historia oral de la cultura club de Ibiza

Entrevista con Faruk Gandji en Nou Diari. Con múisca de DJ Alfredo (Mix Cloud).