¡Comparte este artículo!

Un salón de uñas ruso conocido por sus extravagantes creaciones está siendo vilipendiado con multitud de críticas on-line después de emplear cabezas de gambas en su último diseño. Muchas de esas críticas vienen de parte de defensores de los derechos de los animales, que los acusan de crueldad a pesar de que las gambas ya estaban cocidas cuando se utilizaron para la manicura.

“Es una pena que no tengáis empatía”, les reprendió un detractor. “Los animales son seres vivos maravillosos y merecen respeto como todos nosotros”, les espetó otro. “Esto no podría ser más repugnante, parece una escena de Beetlejuice” escribió uno más allá.

La controversia comenzó después de que Nail Sunny, que así se llama el salón, compartiera un video con sus 2.2 millones de seguidores en Instagram que relataba esta extraña forma de hacer manicura con las cabezas de estos crustáceos. Y eso a pesar de que no son pocos los que, en alguna opípara cena navideña, hayan utilizado esta técnica para imitar a la cantante Rosalía frente a familiares y amigos.

El tutorial de un minuto, que contó con casi 140.000 visitas antes de ser eliminado, comienza de manera bastante inocua con las uñas de una modelo a la que se les da forma y se les aplica adhesivo. Las cosas dan un giro cuando la cámara graba como cortan y vacían el interior de unas cabezas de gambas cocidas al vapor y se las pegan a los dedos de la modelo como si fueran uñas de gel. El metraje concluye con la modelo mostrando sus garras “a-krill-lic” para la cámara.

Esta no es la primera vez que este salón de manicura es criticado por realizar una creación escandalosa. Anteriormente también recibieron una reacción virulenta de los activistas de los animales después de llenar uñas acrílicas huecas con hormigas vivas, llegando a llamar la atención de la organización de derechos de los animales PETA, que lo calificó de un acto «muy perturbador».

Y eso a pesar de que Nail Sunny puso un aviso en el video que decía que «no se dañó a ninguna hormiga en la realización de este video». Para templar los ánimos, un día más tarde el salón compartió una segunda publicación de Instagram afirmando que las hormigas habían sido liberadas después de la grabación del video.

En el texto completo de la publicación, que está parcialmente escrito en ruso, decía: «¡Las hormigas en los tutoriales de @ nail_sunny todavía están vivas! Gente, no se enojen. No somos asesinos de animales, por favor vean el video hasta el final. Además, tengo una pregunta para ti: cuando caminas por la calle y pisas hormigas con tus zapatos, ¿no eres un asesino?«

La dueña del salón, Eleonora Movsisian, que se enorgullece de traspasar los límites establecidos con sus diseños, afirma que la idea surgió cuando una amiga le sugirió que usara gusanos de harina, pero ella decidió probar con hormigas vivas ya que eran más fáciles de conseguir. 

Porque si has visto arte de uñas salvaje en tu cuenta de Instagram, es probable que sea obra de este popular salón de manicura ruso con sede en Moscú y franquicias en otras ciudades del mundo, que a menudo publica fotos que van desde pequeños uñas-peines para el cabello (que funcionan) hasta uñas destinadas a parecerse a las de las Kardashian, pasando por modelos de uñas que asemejan micro-penes o trozos de chuletón de buey.

A pesar de buscar el retruécano dactilar en todas sus composiciones, Eleonora Movsisian dijo que en esta ocasión estaba muy sorprendida por las virulentas reacciones de la gente en el caso de las cabezas de gamba. Pero que todavía le quedan ganas de recrear la manicura con los gusanos de harina.


Fuente: NewYork Post e Insider