¡Comparte este artículo!

Hay bromas simpáticas y bromas que no tienen puta gracia pesadas. En esta última categoría está la que le gastaron un grupo de ‘amigos’ a un conductor asturiano el día en que se dirigía a pasar la ITV a la estación correspondiente, sita en Cangas de Narcea: los ‘bromistas’ colocaron en los bajos del coche un falso explosivo imitando un cartucho de dinamita, con sus cables y adheridos al eje trasero con cinta aislante.

La foto del falso explosivo empezó a circular por grupos de WhatsApp de Asturias hasta que, por esta vía, llegó al móvil de Sergio Álvarez, reDiario Motordactor de , y al Twitter de Social Drive, una «red social de los conductores a tiempo real», donde celebraron la ‘broma’ con el siguiente mensaje: «Los amigos le pegaron esto al enterarse de que iba a pasar la ITV #FelizJueves».

No sabemos cómo reaccionaron los operarios de la ITV de Cangas al encontrarse con una bomba (por muy falsa que sea) en los bajos del automóvil pero, como apunta Álvarez en su artículo, «es posible que en otras estaciones de ITV o en otros países, el resultado hubiera sido una llamada a la policía e incluso a los especialistas en desactivación de explosivos».

Visto en Twitter. Más información en Diario Motor.