¡Comparte este artículo!

En el conflicto de baja intensidad (y alto riesgo) que China mantiene con India en Cachemira y otras zonas fronterizas de los dos gigantes, el Ejército Popular de China ha empezado a utilizar su nueva arma: un ‘cañón sonoro’ que, además de emitir mensajes en clave, es capaz de provocar “mareos y vómitos” en las tropas rivales (o cualquiera que se encuentre en un radio de 5 kilómetros del arma), según informa The Political Room.

El nuevo arma es una variante de la “pistola sónica” no letal desarrollada por China en 2019 con el objeto de sofocar levantamientos entre su propia población Aquel arma, desarrollada por el Instituto Técnico de Física y Química de la Academia de Ciencias de China, utiliza «ondas focalizadas de sonido de baja frecuencia» para causar «molestias extremas, con vibraciones en los tímpanos, los globos oculares, el estómago, el hígado y el cerebro».

Según el Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos, el efecto del infrasonido en el oído interno humano incluye «vértigo, desequilibrio, sensaciones intolerables, incapacidad, desorientación, náuseas, vómitos y espasmos intestinales; y resonancias en los órganos internos, como el corazón».

Los Estados Unidos y sus aliados han comprado y desplegado el Long Range Acoustic Device, o LRAD para su uso en situaciones de control de disturbios. El LRAD, al igual que el ‘arma sonora’ china, utiliza el sonido pero de una manera diferente, emitiendo un chillido electrónico fuerte y agudo en lugar de una pulsación de baja frecuencia. Un periodista en el extremo receptor del LRAD describió la sensación de que su cabeza iba a estallar, y que su cerebro se sentía como si estuviera «vibrando en un tazón de gelatina sobre la mesa», según describe Popular Mechanics..

La nueva arma, desarrollada en concierto con las autoridades policiales y militares chinas, probablemente se entregará a la Policía Armada Popular, una gran fuerza policial paramilitar que sirve a Beijing, así como al Ejército de Liberación Popular.

 Visto en el Twitter de The Political Room. Con información adicional de Popular Mechanics.