¡Comparte este artículo!

El pasado miércoles, el presidente de la república francesa Enmanuel Macron defendió energéticamente el «derecho a blasfemar» en Francia. De este modo, Macron se posicionaba a favor de la republicación por parte de la revista satírica ‘Charlie Hebdo’ de las polémicas caricaturas de Mahoma que desencadenaron el atentado contra la redacción de la revista en 2015 y del que ahora se celebra el juicio.

Las palabras de Macron fueron convertidas en hechos por los franceses: los 200.000 ejemplares puestos a la venta del número especial, titulado «Tout ça pour ça», se han agotado en su primer día en los kioskos y ha llevado a la editorial a imprimir otras 200.000 copias, lo que multiplicaría por seis una edición normal de la revista.

Para el caricaturista Juin, quien se unió a ‘Charlie Hebdo’ tras el atentado del 7 de enero de 2015, en el que los responsables de la revista fueron asesinados por yihadistas, la venta de toda la edición extra «demuestra que nos apoyan, y que la libertad de expresión, el secularismo, el derecho a la blasfemia no son valores obsoletos y que están respaldados por los franceses que optaron por comprar este número».

El periódico había tomado la decisión de volver a publicar en este número las caricaturas de Mahoma, así como un dibujo realizado por Cabu y que también representa al profeta.

La redacción de Charlie Hebdo se había negado hasta ahora a volver a publicar las caricaturas del profeta, «no porque esté prohibido, la ley nos autoriza, sino porque hacía falta una buena razón para hacerlo, una razón que tenga un sentido y que aporte algo al debate», señala la redacción en un artículo dentro de número.

La “buena razón” no es otra que el juicio que se inicia hoy con un total de 14 acusados, para los que se piden penas de entre 10 y 20 años de cárcel hasta la cadena perpetua.

Visto en Le Parisien. Con información de El HuffPost y YouTube.