¡Comparte este artículo!

Nuevos tiempos, nuevas estatuas. El artista londinense Marc Quinn colocó esta madrugada y sin permiso una estatua que representa a una manifestante negra del movimiento #BlackLivesMatter en el pedestal que ocupaba la estatua del esclavista Edward Colston en Bristol, Gran Bretaña.
La estatua de Colston fue derribada y arrojada el río por una turbamulta el pasado 8 de junio durante las protestas en repulsa por la muerte de George Floyd a manos de un policía blanco en Minneapolis (EE.UU.). La estatua honraba la figura del traficante de esclavos del siglo XVII Edward Colston y llevaba 125 años en aquel lugar.

La nueva estatua, realizada con una impresora 3D con metal y resina, está inspirada en Jen Reid, una manifestante negra que fue fotografiada el día de la manifestación, cuando se subió al pedestal que ocupaba el negrero y levantó el puño contra el racismo. Aquel instante fue inmortalizado por el marido de Reid y compartido en Instagram.

Quinn se puso en contacto con Reid para que hiciera de modelo para su obra ‘A surge of power’ (Una oleada de poder), y  en una entrevista con The Guardian confiesa que no tiene permiso municipal y que la obra estará allí temporalmente, a la espera de lo que decida el Ayuntamiento de Bristol.

Marc Quinn saltó a la fama con ‘Self’, un busto de sí mismo realizado con su propia sangre, y cuando en 2005 su estatua de Alison Lapper, una mujer discapacitada sin brazos ni piernas, cuando estaba embarazada fue colocada en la plaza de Trafalgar en Londres.

Visto en Twitter. Con información de The Guardian y CNN.