¡Comparte este artículo!

La historia de Darek Catalán merece entrar en los anales del amor romántico, si no fuera por el susto que ha provocado a sus familiares y a los vecinos de Puerto Real (Cádiz) que llevaban 30 horas buscándole desesperadamente en las redes sociales y fuera de ellas.

El joven Darek conoció a una chica de Madrid en sus partidas de juegos online y hace meses expresó a su familia su deseo de conocerla en persona. Sus padres le prometieron que, una vez que acabase la situación de pandemia y fuera posible salir de la localidad, visitarían a su amiga, según relata el Diario de Cádiz.

Sin embargo, la llamada del amor fue más fuerte que el sentido común y Darek aprovechó que sus padres habían salido a hacer unas compras para huir del domicilio. Se fue con lo puesto y se llevó mil euros de casa, un pequeño colchón para afrontar gastos imprevistos en su aventura.

La familia comenzó entonces una movilización en redes: publicaron su foto en Twitter y el resto de redes sociales, y durante los dos últimos días se especuló con que el adolescente podría estar participando en un reto viral llamado “48 hours challenge”, consistente en eso mismo, en desaparecer durante dos días para conseguir retuits y me gusta en Tik Tok, Instagram y Twitter.

Por suerte, Darek acaba de aparecer en Madrid, sano y salvo. No se sabe muy bien cómo llegó a la capital, burlando todos los controles de salida de Cádiz, de tránsito y de llegada a Madrid, pero el caso es que está bajo la custodia de la policía madrileña.

Para encontrarle, cuenta la crónica, ha sido clave el rastreo de su teléfono móvil. Durante estos dos días, el menor estuvo jugando al despiste, encendiendo y apagando el móvil, y enviando mensajes equívocos en las redes. En algunos grupos de Whatsapp aseguraba que estaba en Bilbao, mientras en otro dejaba un extraño mensaje en el que decía que estaba secuestrado y pedían un rescate por él.

Entre tanto, los vecinos de Puerto Real participaron en batidas y se movilizaron en apoyo a la familia. La bronca que le va a caer cuando vuelva a casa va a ser épica.

Fotograma del vídeo de Cristóbal Perdigones/D.C.

Con información de Diario de Cádiz