¡Comparte este artículo!

La próxima vez que vayas a hacer unos choricillos al infierno, ten la gentileza de cerrar la ventana de la cocina, no sea que pase por allí algún ‘runner’ vegano al que el aroma de la fritanga le pueda resultar ofensivo.

Está pasando. Concretamente en Berkeley, California, epicentro de la tecnología, el hipsterismo y, por supuesto, del ‘healthy style of life’. La corredora, que se autodefine como “corredora vegana”, compartió el siguiente comentario en un foro de la comunidad de vecinos:

“Como corredora vegana, siempre resulta duro para mí cuando llega esta época del año en que las temperaturas suben y los vecinos empiezan a abrir sus ventanas.

Varias noches a la semana, salgo a correr a la hora de cenar y cuando la gente abre sus ventanas, puedo oler lo que están cocinando. Últimamente he notado un sensible repunte de la gente que cocina carne y no puede ser más penetrante.

Honestamente, este olor es ofensivo y espero que nuestra comunidad pueda tener algo de empatía con sus vecinos #plantbased [vegetarianos], cerrando sus ventanas si están cocinando carne y poniendo solo verduras en su barbacoa.

No quiero caer en el estereotipo así que no entraré en detalles de por qué el olor de animales cocinados resulta ofensivo, pero les animo a hacer su propia investigación y a sumarse al movimiento”.

Como era de esperar, el mensaje, que fue compartido en Twitter por @bestofnextdoor, ha provocado que gran parte de la vecindad abandone el consumo de carne y se sume con entusiasmo al movimiento animalista. Es broma. Las reacciones de los aludidos van de la ironía a la celebración del consumo de cadáveres de animales.

“Como chef carnívoro de BBQ, siempre es duro para mí cuando llega esta época del año en el que el tiempo mejora y los runners empiezan a correr delante de mis ventanas”, señala un vecino.

“¿Sabes lo que huele fatal?, Los corredores. Tened algo de respecto, coño: entrenad bajo techo y con las ventanas cerradas”, apunta otra.

De las miles de respuestas al tuit, también hay alguna –las menos- que apoyan a la corredora, desde lugares tan insospechados como Texas:

“Intenta ser vegano en Texas. Mis vecinos redneck del otro lado de la valla son cazadores y tienen dos barbacoas en su patio trasero. Toda la vecindad huele a humo durante semanas y mis perros huelen a bacon cada vez que salen al patio”.

Visto en KTVU. Con información de Twitter.