¡Comparte este artículo!

Ya lo dijo Miss Panamá en un discurso incontestable: “Confucio fue uno de los inventores de la confusión”. Tiene todo el sentido que, presas de la confusión, los seguidores de este “chino-japonés” se hagan la picha un lío con los referentes culturales de Occidente, origen y mercado de las baratijas que inundan nuestros bazares y mercadillos.

Puede que por desconocimiento, o tal vez por el teléfono estropeado, los operarios de las maquiladoras chinas convierten a la Virgen de la Paloma en una Princesa de Disney, reubican osadamente la Cibeles en Barcelona o mezclan impúdicamente a la bandera republicana con el pollo franquista. 

Cuando pides una camiseta del Manchester de Mangalarga en Ali Exprés. ¡Concedido!

Estos son algunos de los fails más espléndidos que hemos encontrado en los bazares chinos o, más exactamente, en la blogocosa.

Con imágenes de Fino Filipino, La Voz LibreMariquerasRememes y, en general, internet como una unidad de destino en lo universal.