¡Comparte este artículo!

La temporada de misteriosas desapariciones fálicas continúa sin cesar. Después de que el ahora famoso obelisco de Utah fuera retirado repentinamente el pasado 27 de noviembre, ahora ha tenido lugar un fenómeno similar en las montañas de Baviera en Alemania.

Esta escultura ciertamente inusual de la región de Allgäu, que incluso está catalogado como “monumento cultural” por el servicio de Google Maps, apareció de repente hace unos cuatro años en la cresta de la montaña Grünten de casi 1.738 metros de altura, cerca de la ciudad de Rettenberg.

El enorme falo de madera medía unos 2 metros de altura y estaba tallado en el tronco de un árbol; y se había convertido desde entonces en una popular atracción para turistas y excursionistas curiosos. 

Según los medios alemanes, corre el rumor de que los jóvenes locales arrastraron el falo de madera hasta la cumbre de la montaña con un trineo, en lo que podría estar relacionado con un divertimento llamado leirikurpä («picha campestre»), que consiste en tallar un pene gigante de madera durante una acampada.

Otros rumores locales dicen que se hizo como un regalo de cumpleaños de broma para un joven cuya familia no apreció el presente, por lo que la escultura de 200 kilogramos se subió a la montaña y se dejó allí. Sin embargo, nunca se han podido confirmar ninguna de estas teorías

Pero la semana pasada, la escultura fue encontrada volcada. Los granjeros de la zona sospechan que alguna de las vacas que pastan por allí se frotaron contra él y, como resultado, derribaron el pene. Después de que la escultura fuera hallada en el suelo, muchos usuarios se ofrecieron en las redes sociales como voluntarios para ayudar a arreglar el entuerto, logrando levantar otra vez el falo a su posición enhiesta.

Pero ahora el pene se ha ido, tal vez para siempre, tan misteriosamente como había llegado. Las autoridades desconocen por completo el motivo de su desaparición. De momento solo saben que fue borrado del mapa en algún momento durante el pasado fin de semana.

Según las autoridades del municipio de Rettenberg, la escultura se encuentra (o más bien estaba) en una propiedad privada y no directamente en una ruta de senderismo. Y como tal, el gobierno local no ve ninguna razón para intervenir, ya que debido a que no se sabe quién colocó el objeto allí, tampoco está claro si se ha producido algún robo o vandalismo. 

La policía local dijo que se están barajando todas las opciones, aunque afirman que es bastante posible que el autor/autores del pene cincelado pudieran habérselo llevado con el mismo sigilo con el que lo llevaron a la cumbre de la montaña.

—–

Créditos de las fotos: Google Maps donde el «Holzpenis» ahora está marcado como «cerrado permanentemente»

Vía: APNews