¡Comparte este artículo!

La policía de Río de Janeiro detuvo el pasado lunes a 7 de los 55 hijos de la diputada brasileña Flordelis Dos Santos Souza, así como a la propia política como sospechosos del asesinato de su marido, el pastor evangélico Anderson Do Camo. Además de los siete hijos está detenida también una nieta de Dos Santos, hasta sumar las once detenciones, casi todas del amplio círculo familiar.

El móvil del crimen podría ser la lucha por el poder en la iglesia evangélica que marido y mujer fundaron, llamada Comunidad Evangélica Ministerior Flordelis, según informa el diario Folha de Sao Paulo.

Los problemas crecen.

La pareja tiene cuatro hijos biológicos en común y otros 50 adoptados, todos ellos entre meninos de la favela Jacarezinho, de donde es originaria la diputada, quien también es cantante de góspel. La policía sospecha que fue uno de los hijos biológicos de la pareja, Flávio dos Santos Rodrigues, quien apretó el gatillo del revólver que mató a Anderson Do Camo. El arma había sido comprada por Lucas César dos Santos, uno de los cincuenta hijos adoptivos de la pareja.

El asesinato ocurrió el 16 junio de 2019 cuando la pareja, que tiene 55 hijos, 51 adoptados, llegaba a su residencia tras participar en una ceremonia religiosa. En ese momento, la diputada del Partido Social Democrático (PSD), quien también es pastora evangélica, señaló a los medios de comunicación y a las autoridades que su esposo había sido asesinado por hombres que los perseguían en una motocicleta. La parlamentaria brasileña atribuyó el crimen a un intento de asalto a la residencia y a la violencia en Río de Janeiro.

Aquellos maravillosos años.

Sin embargo, la investigación del crimen dio un giro inesperado cuando el comisario Allan Duarte anunció la imputación de dos hijos de la diputada, los citados Flávio y Lucas César.

El motivo del crimen sería que Anderson mantenía un «riguroso control de las finanzas familiares» y administraba los conflictos «de forma rígida, impidiendo un trato preferencial de las personas más próximas a Flordelis, en detrimento de otros miembros de la numerosa familia», compuesta por unos 50 hijos adoptivos, añadieron los investigadores.

En total, once personas (casi todas de la familia) fueron denunciadas e irán a juicio, incluida Flordelis, que no puede ser detenida sin autorización del Congreso debido a su inmunidad parlamentaria.

La diputada, que también es cantante gospel, está «muy molesta con todo lo que está pasando, porque es inocente. Jamás ordenó ese crimen salvaje», afirmó su abogado, citado por la prensa.

«La investigación demostró que su imagen altruista y de decencia era apenas una trama para alcanzar una posición financiera y política. Una vez que llegó a la Cámara de Diputados, puso en práctica el plan delictivo intrafamiliar», dijo a TV Globo el comisario Allan Duarte, de la División de Homicidios de la Policía Civil de Niterói.

Flordelis, de 59 años, fue elegida diputada por el Partido Social Democrático (PSD, conservador) en 2018. Nacida en la favela de Jacarezinho, conoció a Anderson en 1994 y desde entonces tuvieron cuatro hijos biológicos y adoptaron más de 50 bebés, niños y adolescentes vulnerables, tal y como informa Extraprensa,

Visto en Extraprensa, con información de Diario de Pontevedra y Folha de Sao Paulo.