¡Comparte este artículo!

Dios los cría y la Guardia Civil les junta. En este caso, no la Guardia Civil, sino la policía de Oregon (EE.UU.).

Una patrulla de la policía de Newberg-Dundee respondió el pasado lunes una llamada denunciando el robo un Toyota Land Cruiser. Se inició entonces una persecución que duró varias calles y que finalizó abruptamente cuando el vehículo robado chocó con otro coche en un cruce, informa New York Post.

Los agentes identificaron a Randy Lee Cooper como el conductor del primer vehículo y procedieron a detenerle. Durante el atestado, los policías se dieron cuenta de que el segundo coche también había sido denunciado por robo tres semanas atrás.

La conductora del mismo, Kristin Nicole Begue, fue detenida por robo y por conducir bajo la influencia del alcohol.

Cooper fue acusado de conducción sin autorización de vehículo a motor, intento de fuga, asalto y conducción temeraria.

Noticia original de New York Post. Fotos de la policía de Newberg-Dundee, Oregon.