¡Comparte este artículo!

18 de julio, día de Alzamiento. No podía ser otro día. Hoy, si el tiempo y las autoridades lo permiten, Chen Xianwei, conocido como el ‘chino facha’, abrirá en Usera su nuevo bar, llamado “Una, Grande y Libre”, después de que el pasado mes de febrero no le fuera renovado el contrato de alquiler del bar Oliva, precisamente por ser demasiado facha.

“Una, Grande y Libre: Casa Chen” está ubicado en un pequeño local de la calle Matilde Gayo de Usera, frente al centro comercial Plaza Río II. Los patriotas verán el bar desde millas gracias al enorme cartel rojigualda con el que fuera el eslogan favorito del franquismo: “Una, Grande y Libre”.

Chen Xiuanwei llegó a España hace 21 años, y en seguida vio que lo suyo era hacerse franquista, en parte por estética, en parte por oposición al Partido Comunista Chino («una banda de ladrones que se quedan con todo»), de cuya miseria vino huyendo.

El bar Oliva, junto a la M-30, se convirtió en un lugar de peregrinación para nostálgicos del régimen y exploradores del frikismo, una suerte de Casa Pepe madrileño. En el Oliva podías encontrarte toda la memorabilia franquista, desde las botellas con la etiqueta de Franco y José Antonio a las inevitables banderas preconstitucionales. Entre las mesas del bar correteaba el pequeño Franco, el desdichado hijo de Xiuanwei.

Pero la fama del bar Oliva fue demasiado para los propietarios del edificio, la sociedad Soluciones Sila. El pasado mes de febrero, el propietario del edificio, un argentino, le subió el alquiler de 1.700 a 5.000 euros mensuales, una forma de echarle de la propiedad «porque no quieren fachas en el edificio», según denunciaba Chen a El Confidencial.

Ahora, el ‘chino facha’ empieza un nuevo amanecer desde unas calles más allá del barrio de Usera.

Con información de Info Usera, El Confidencial, Vice y Old Strambotic.