¡Comparte este artículo!

La serpiente islamista volvió a morder en el corazón de Europa, esta vez en Viena, dejando un saldo de cuatro muertos y un rastro de terror en la capital austríaca. Una vez más, el probable motivo inmediato fueron las caricaturas de Mahoma, si bien bajo esta excusa se esconde el odio a Occidente y sus valores por parte del sector más recalcitrante del Islam.

¿Sabías que cada vez que desayunas un ‘croissant’ estás devorando simbólicamente el símbolo del Islam, la luna creciente? El origen de este famoso bollo se remonta al asedio de Viena por parte de las tropas turcas en 1683. Viena era la puerta de entrada al Sacro Imperio Romano Germánico y su caída podría suponer la derrota del cristianismo frente a las huestes otomanas, el mayor ejército musulmán desde los tiempos de Saladino: 100.000 soldados al mando del gran visir Kara Mustafá.

Cuenta la leyenda que los panaderos vieneses, que, igual entonces que ahora, son los trabajadores que más madrugan de la ciudad, escucharon a los ingenieros turcos cavar los túneles para burlar los muros vieneses.

En el silencio de la noche, los panaderos pudieron escuchar las maniobras turcas, alertaron a los soldados de la ciudad, que volaron el túnel y consiguieron abortar el intento de acceso a la ciudad por parte del enemigo. Así, sin desearlo, los panaderos se convirtieron en los héroes de la defensa de Viena. El asedio concluyó con una derrota de las armas turcas por parte de la caballería cristiana. La derrota en la batalla de Kahlenberg supuso el comienzo del fin del Imperio Otomano en Europa, un declive del que Turquía aún no se ha recuperado.

Como recompensa por su acto heroico, los panaderos recibieron el derecho a hornear un bollo para conmemorar la victoria: el ‘croissant’ (‘creciente’ en referencia a la media Luna de la bandera turca, símbolo del Islam). De este modo, cada vez que desayunas un ‘croissant’ le estás dando un mordisco a la bandera islámica, lo que viene a ser equivalente a empapelar tu casa con las caricaturas de Mahoma.

Con información de Wikipedia, O César o Nada y El Huffpost.