¡Comparte este artículo!

Mucho antes de que Loulogio empezara a doblar los anuncios de teletienda, los montajes paródicos de vídeo ya estaban al orden del día. En 1940, Charles A. Ridley, un oficial del Ministerio de Información Británico montó un vídeo con imágenes tomadas de la película ‘El triunfo de la voluntad’ (1934), de la notoria feminazi Leni Riefenstahl, y le puso la música de un baile muy popular en aquella época: el Lambeth Walk, del musical ‘Me and My Girl’, de 1939.

Ridley utilizó intencionadamente la música porque los miembros del partido nazi la habían definido como «una fechoría judía y brutal disparate». Los bailarines del Lambeth Walk avanzaban y retrocedían con gestos marcados, así que el cachondo de Ridley montó los marciales desfiles de los nazis utilizando la moviola, adelante y atrás, y ridiculizando la solemnidad de Hitler y su ejército de Uruk-hai. El resultado es hilarante.

El corto empezó a circular por los cines de Europa en ambos bandos durante los prolegómenos de la mortífera II Guerra Mundial. Se cuenta que el propagandista nazi Joseph Goebbels salió hecho un basilisco de un cine después de ver el montaje inglés. Por su parte, el historiador Erik Barnouw asegura que la resistencia danesa entraba en los cines de la Dinamarca ocupada y obligaba a los proyeccionistas a poner el vídeo, para solaz de los espectadores.

La versión que puede verse en YouTube y en Internet Archive es la que distribuyó Universal Studios con el título `General Adolph Takes Over’.

Visto en el Caralibro de María Gelpí RD. Con información de Slate y YouTube.