¡Comparte este artículo!

Giulia Lama fue una importante pintora veneciana del siglo XVIII. El Museo del Prado solo tiene en su catálogo un dibujo a carboncillo titulado ‘Busto de mujer’ que ni siquiera exhibe en su colección.

Pero lo más llamativo del “caso Lama” no es que su obra duerma en el sueño de los justos (como la mayoría de obras del Prado, que “solo” exhibe en sus paredes 1.300 obras), sino la obtusa biografía que, hasta ayer, podía leerse en la página web del Museo del Prado y que decía, textualmente: “… era de personalidad esquiva y retirada, FEA DE ROSTRO, pero de una gran espiritualidad”.


Para más inri, el texto no está firmado por un ‘señoro’ sino por Manuela Mena, historiadora del arte, experta en Goya y jefa de Conservación del Museo del Prado desde 2001.

La retirada del texto de Mena ha sido posible a raíz de la denuncia del periodista Peio Riaño en el programa radiofónico Carne Cruda. Javier Crudo, director del programa, entrevistó en pasado lunes en directo al director del Museo del Prado Miguel Falomir y le preguntó acerca de este exabrupto.

Falomir –director del museo desde 2017- se mostró sorprendido y afirmó “creer que esas palabras estaban entrecomilladas” porque era una cita literal de un texto antiguo, pero prometió revisarla.

Dicho y hecho: Riaño se congratulaba esta mañana en Twitter de la eliminación de la referencia al físico de Giulia Lama en la página web del Museo del Prado. Próxima estación: renombrar los “raptos” de las pinturas del museo como lo que fueron: violaciones.

Visto en Twitter. Con información de Carne Cruda.