En el triángulo comprendido entre las poblaciones pacenses de Don Benito, Villanueva de la Serena y La Haba existe una gran extensión de tierra, en la que el entonces alcalde, Mariano Gallego, decidió construir en 2010 un nuevo espacio de esparcimiento para las generaciones futuras. Así, ordenó la plantación de decenas de palmeras para crear «El Palmeral», un nuevo parque o pulmón verde en la zona intermedia entre las traseras del Hospital Comarcal Don Benito-Villanueva y la carretera de La Haba.

Al lado de este palmeral existe una pequeña loma desde la que se divisa buena parte del entorno. En ella se erigió lo que se ha venido a llamar Partenón de Don Benito por su semejanza con el celebérrimo templo de la Acrópolis de Atenas, y que es un monumento al reciclaje construido con 34 tubos de hormigón, recuperados de un almacén de construcción, a modo de columnas que sostienen un friso metálico con una estructura ideada por el taller de empleo local ubicado sobre unas acequias de riego también de hormigón. En 2011 se añadió una estructura metálica a modo de techo.

En 2012 se publicó un análisis solicitado por el arquitecto municipal revelando que el Partenón contenía amianto, una sustancia cancerígena. Además, el edificio se habría construido sin proyecto, sin licencia y sin calificación urbanística, que debía ser autorizada por la Junta de Extremadura.

En julio de 2014 se celebró la primera representación teatral en el Partenón, una versión de Antígona a cargo de los alumnos del taller de teatro de la Escuela Municipal de Danza y Artes Escénicas de Don Benito. Las 400 sillas instaladas al efecto fueron ocupadas en su totalidad por los espectadores.

Artículo original en España Bizarra. ¡Gracias, compañeros!