¡Comparte este artículo!

Para esto del confinamiento, como en todo en esta vida, también hay clases. Están los que le toca pasarlo en un piso compartido de 45 m2 en el Prat del Llobregat y quien lo hace en un hotel de lujo en los Alpes y rodeados con un nutrido séquito de centenares de personas, incluidas 20 concubinas.

El rey de Tailandia, Maja Vajiralongkorn, más conocido como Rama X, es de estos últimos. Escoltado por su nutrido séquito de 112 personas, el monarca pasa el confinamiento por el coronavirus en el lujoso Grand Hotel Sonnenbichl, en la localidad bávara de Garmisch-Partenkirchen, según desveló el tabloide alemán Bild.

El monarca ha reservado todo el hotel de cuatro estrellas tras recibir un “permiso especial” del gobierno local para acomodar a sus acompañantes. Sin embargo, 119 de los miembros de la comitiva han sido enviados de vuelta a Tailandia, por ser sospechosos de haber contraído el coronavirus, informa The Independent.

La familia real tailandesa ha sido comparada habitualmente con la británica, si bien existe mucho más secretismo en torno a la vida privada de sus miembros. Del actual rey, coronado en 2019, tras la muerte del temido y respetado Bhumidol Adulyadej, su padre, se sabe que es un playboy (damos constancia) y que le gusta vivir la vida a grandes sorbos: durante la ceremonia de coronación en Bangkok el año pasado desfiló con una corona de 7 kilos de oro macizo. Asistieron a la ceremonia sus cuatro esposas –está casado en cuartas nupcias, pero no se le conoce ningún divorcio- la última de las cuales es capitán del ejército de Tailandia.

Visto en Bild, vía The Independent. Con información de La Vanguardia y Insider.