¡Comparte este artículo!

Los españoles hemos transitado por cuatro fases durante este aciago año 2020, el año del coronavirus: tristeza, resignación, desconcierto y frustración, según concluye el estudio ‘Descubriendo al nuevo consumidor: la ruptura de la experiencia covid’, elaborado por la consultora The Cocktail Analysis para Google.

Si bien el informe está dirigido a los anunciantes de Google y, en general, a las marcas para tratar de entender cómo puede comportarse el consumidor español en el futuro próximo (si es que queda alguno), contiene algunas observaciones muy interesantes sobre el sentir de la población durante esta larga y dolorosa enfermedad social, que es el virus, sí, pero también el aislamiento y la incertidumbre económica. Al contrario que encuestas sociológicas, como la del CIS, basadas en entrevistas con personas, los resultados del estudio se basan en las preguntas que hacemos a Google, un termómetro del estado anímico de la sociedad.

Valga por ejemplo esta infografía sobre el “viaje emocional” desde el primer confinamiento, en marzo, hasta la segunda oleada del virus, desatada en octubre y que nos ha sumido en un estado de frustración:

-El confinamiento (Marzo): tristeza

Con el inicio de la crisis, la sociedad española experimenta lo que podríamos denominar un duelo colectivo. Un duelo que está relacionado tanto con el elevado número de muertes, como por la pérdida de “nuestra vida previa”. Alta sintonía emocional social: todos contra el virus.

-Arrancando la desescalada (Abril-Mayo): Resignación

Después del shock, ante un contexto desconcertante y que en gran medida exige reaprendizajes, la nueva cotidianeidad se convierte en una enorme tensión entre la “autoprotección” y el deseo de ‘tirar para adelante’ enormemente exigente para la población.

-El verano del COVID (Junio-Julio-Agosto): Desconcierto

Vivimos un verano atípico que no supuso la recarga energética necesaria (sin poder elegir con libertad a dónde ir, sin disfrutar plenamente de los viajes…). Un verano en el que no se satisface la necesidad de ruptura/ limpieza.

-Los rebrotes y el regreso fallido (Septiembre): Desconcierto

Al regreso encontramos una situación muy alejada de la deseada, en la que casi todo sigue pivotando alrededor del COVID. No hay una conciencia de nuevo comienzo y por ello hay escasos propósitos o anhelos de “inicio de curso”

-La segunda oleada (Octubre): Frustración

Tras un acumulado de siete meses, la fuerza se va agotando y no vemos un horizonte de recuperación, la frustración domina el sentir colectivo.

Puedes leer el informe completo en Think With Google.