¡Comparte este artículo!

Si la virgen María pudo preñarse con la visita de un palomo, no hay por qué poner en duda las afirmaciones de una joven indonesia, que aseguró haberse quedado embarazada por «una ráfaga de viento», para dar a luz a las pocas horas una hermosa niña.

Según los medios locales, Siti Jainah, de 25 años, y residente en Cianjur, en Java Occidental, estaba jugando con su primer hijo cuando, repentinamente, sintió un fuerte dolor en el estómago. La barriga se le hinchó y al poco tiempo volvió a bajar. En ese momento sintió «un fuerte viento que soplaba dentro de su vagina», lo que presuntamente desencadenó el embarazo:

«Después de rezar, estaba acostada boca abajo sobre mi estómago, y de repente sentí que el viento entraba por mi vagina. Un momento después, mi estómago se hinchó y luego volvió a la normalidad. Luego volvió a crecer», explicó la mujer.

Alarmados por lo que parecían contracciones, los familiares de Siti avisaron a la comadrona, que asistió al parto de una niña que nació sana y salva.

La madre, que se había divorciado cuatro meses atrás, no se explica cómo pudo suceder el embarazo (más allá de la ráfaga de viento), pues estuvo menstruando regularmente cada mes.

«Fui la primera sorprendida, incluso después de dar a luz. La cuestión es que tengo una menstruación normal una vez al mes… Quizá sea el deseo de Alá. Lo más importante es que mi bebé y yo estamos sanos», concluyó la feliz (y estupefacta) madre.

Por su parte, la directora del hospital que atendió a la madre tras el parto, explicó que desde una perspectiva médica lo que explicaba Siti Jainah era imposible, aunque detalló que seguramente se trataba de un “embarazo críptico”, en el que la madre no se da cuenta de estar en estado hasta que da a luz.

Con información de Netral y Mundo Deportivo.