«Tengo tres hijos infectados en este momento. Si quieres que los tuyos se inmunicen podemos quedar un día para que jueguen juntos». Este es el mensaje que apareció en la app Nextdoor de una comunidad del condado de Walla Walla, en Washington, EEUU.

Se trata de una invitación al contagio de los niños para, supuestamente, lograr la “inmunidad de grupo” mediante un contagio precoz y provocado, inspirado en las “fiestas de la varicela” de las que ya hemos hablado aquí, y con cierta raigambre entre los grupos antivacunas.

El mensaje fue leído por una de las vecinas de la comunidad, que no tardó en denunciarlo a las autoridades sanitarias: «No puede ser, algunos pensamos que se trataba de una broma –explica la vecina al medio local Kiro7-. Esto es algo que no deberíamos pasar por alto y, desde luego, no es un experimento que puedas hacer con tus hijos».

«Las fiestas del covid-19 no son parte de la solución. De hecho, van en la dirección contraria, porque pueden conducir a una explosión del virus», explicó el director de Salud Comunitaria de Walla Walla, Meghan DeBolt, en una entrevista en televisión.

El razonamiento subyacente en estas “fiestas del coronavirus” es el siguiente: cuanto antes nos contagiemos de la enfermedad, más se reforzará la inmunidad de grupo y nuestro sistema inmunitario –individual y colectivo- estará preparado para una eventual mutación del coronavirus, que podría suceder el próximo invierno.

Sin embargo, la estrategia de “inmunidad de grupo”, planteada en la actual pandemia por Suecia o el Reino Unido (antes de que enfermara el premier Boris Johnson), supone «un riesgo muy importante para la población, si consideramos que aproximadamente el 20% de los infectados requieren ingreso hospitalario y que un 5% llegan a fallecer. Desafortunadamente, los tiempos de desarrollo y producción de una vacuna son largos y debemos esperar», según explica la Sociedad Española de Inmunología (SEI) en un artículo en Maldita.es.

Visto en Kiro7. Con información de Strambotic y Maldita.es.