¡Comparte este artículo!

La escultura Löwenmensch (el hombre-león, en alemán) es una de las piezas más enigmáticas y legendarias de la arqueología mundial. Tiene unos 40.000 años de antigüedad y fue encontrada en una cueva de Hohlenstein, en Alemania, en 1939, poco antes del estallido de la II Guerra Mundial.

El hallazgo quedó suspendido durante las hostilidades del conflicto bélico, pero se reavivó en la posguerra. Los arqueólogos nunca se han puesto de acuerdo sobre qué representa ni cuál era la función de aquella inusual figura. De hecho, puede que no represente un león, sino un oso, y no un hombre, sino una mujer, a tenor del triángulo invertido a la altura de las caderas.

¿Acaso era una figura religiosa o quizá un juguete infantil, una suerte de superhéroe de su tiempo, como elucubra el artista finlandés Tom Björklund, conocido por sus evocadoras ilustraciones de la Prehistoria y que acaba de presentar un libro en el que aparece la siguiente ilustración:

«Con demasiada frecuencia se ha descuidado innecesariamente el papel que tenían los niños en las sociedades antiguas, según un número creciente de investigadores. Como resultado, muchos objetos que bien podrían haber sido hechos para niños, e incluso por niños, han sido interpretados como objetos religiosos, creados para ser adorados con el fin de obtener buena suerte y prosperidad. Ambas alternativas son plausibles; puede ser difícil distinguirlas. En cierto modo, es posible que a veces fueran ambas cosas», explica Björklund en su página de Facebook.

«En las culturas antiguas, y no necesariamente tan antiguas, las cosas no eran sólo cosas, sino que tenían un significado y una función más allá de su aspecto físico y su forma. Tal vez los juguetes de los niños no sólo servían para divertirse, sino que también eran portales a un mundo invisible, que permitían un contacto con los antepasados o con criaturas míticas que podían ofrecer protección y guía. Incluso hoy en día, un niño que sueña despierto adquiere los poderes antinaturales del preciado coleccionable de superhéroes, ofreciendo un momento de alivio de la desafiante realidad».

Visto en Facebook. Con información de La Brújula Verde.