¡Comparte este artículo!

Y si España fuera un donut, Madrid no existiría, que cantaban los Mártires del Compás. Pero no es un donut, sino un gigantesco metro, al menos en la imaginación de Mapologies, que ha creado un imaginativo plano de ese inexistente suburbano llamado España.

Y Madrid no sólo existe sino que es la estación central (Sol, para entendernos) donde se cruzan gran parte de las líneas, siete, para ser exactos, que se correlacionan aproximadamente con las seis carreteras troncales que parten del kilómetro cero más la carretera de Toledo. El otro gran núcleo de comunicación en este mapa imaginario es Valladolid, por donde pasan cuatro líneas, y, a continuación, Sevilla, Zaragoza, Benavente y Murcia, nodos para el transbordo de tres líneas cada una.

Por Barcelona sólo pasan dos líneas: la fucsia, que recorre la costa mediterránea, desde Cádiz, y la naranja, que va de Madrid a Girona. La línea cantábrica arranca en A Coruña y finaliza en Irún. O viceversa.

Si España fuera un donut, Albacete tendría una playa, pero como es una tortilla de patatas, tiene una línea de metro que le lleva hasta Almería y otra hasta Cartagena. Ni tan mal, pijo.

Visto en Mapologies, vía Reddit.