¡Comparte este artículo!

Sí, podíamos haber escrito “pene” pero preferimos “cipote” porque a Honorio (nombre supuesto) le encontramos en el selecto grupo de Facebook Diversión Con Cipotes en las Paredes (D.C.C.P.), en el que 18.000 miembros (viriles y no viriles) comparten sus fotos de cipotes pintados en muros, paredes y medianeras, un género artístico venerado desde, al menos, la Antigua Roma.

Honorio se presentó estelarmente en D.C.C.P. con su Documento Nacional de Identidad, rubricado con una firma en la que puede apreciarse un cipote con sus dos huevillos. Preguntamos a Honorio sobre este gesto de tenue rebeldía contra la autoridad y sobre el coñazo (con perdón) que supone renovarse el DNI.

¿Desde cuándo luces un cipote en la firma de tu DNI?

Cambié de firma hace unos 8 o 9 años, pero oficialmente la introduje en la renovación hará unos 4 o 5 años. Ya tenía una edad, asique era hora de tomarme las cosas más en serio.

¿Cómo te dio por ahí?

Pues no lo sé. Mi primera firma era el típico garabato con mi nombre y apellido. Cuando empecé a firmar los típicos documentos como contratos de electricidad, teléfono o cuentas bancarias pensé que sería buena idea exponer mi opinión sobre todos esos contratos obligatorios de una manera directa y rápida. ¿Tengo que abrir una cuenta en el banco? Ok, pero esto para vosotros, con cariño. ¿Qué sin número de teléfono no puedo abrir la cuenta? Vale, comeros esto. Y así con todo.

¿Eres de los que pintas cipotes en las paredes?

Recuerdo que cuando era crío pinté algún pollón en las paredes de mi pueblo, pero nada especial, pequeñas pollas sin valor artístico con spray de pintura fosforescente, para resaltar el trazo. Con la madurez ya dejé esa vida de jovenzuelo malhechor y ahora solo me limito a dibujar pollas en lugares discretos y de acceso complicado. La última fue en los albaranes de un dependiente despistado del Leroy Merlin.

¿Y se ha percibido el funcionario de turno (policía) del detalle cipotil de tu firma?

¡No! Y mira que la chica que me atendió en comisaría me quería empapelar por tener tanto tiempo mi DNI caducado (10 años). Me echó una buena bronca y yo, como ciudadano de bien, pedí disculpas educadamente y le dije que por supuesto, con toda certeza, no volvería a ocurrir. Después le dije que hacía años que usaba otra firma, que si había algún problema con eso. Me dijo que si era la que usaba no habría problema. Así que nada, me remangué, puse la espalda recta y bueno, ya veis el resultado. La chica yo creo que ni se dio cuenta, había bastante gente en la cola y estaban un poco estresados.

Acabas de entrar por la puerta gran del grupo Diversión con Cipotes en las Paredes. ¿Qué opinión te merece esta comunidad de descarriados?

Sinceramente no esperaba ni que existiera un grupo así. Para mí este tipo de simbologías siempre habían sido repudiadas por la plebe y tenía que ver como incluso mi pareja me decía que tenía problemas mentales. Vivía en una isla solitaria cuan ermitaño que reflexiona sobre la vida hasta que un buen amigo me invitó a DCCP y simplemente me salvó. Ahora tengo una familia, una razón para seguir adelante, un lugar donde se valora artística y filosóficamente la forma del cipote. Un arte milenario que probablemente trascienda al propio ser humano.

Ya tardas en sumarte a Diversión Con Cipotes en las Paredes (D.C.C.P.)