¡Comparte este artículo!

«Parece un anciano feliz deseoso de iniciar un brillante y maravilloso futuro. ¡Es tan lindo de ver!». Este es el texto que le ha dedicado la joven activista Greta Thunberg al presidente saliente de EE.UU. Donald Trump, cuando éste dejaba la Casa Blanca en dirección a su último acto público en Florida para evitar estar en la toma de posesión de Joe Biden. En apenas tres horas, el tuit acumula más de 400.000 me gusta.

Trump ha sido la Némesis de Thunberg durante cuatro años de presidencia marcados por el negacionismo climático. Ambos han tenido también sonadas ‘agarradas’ en Twitter, al menos hasta que Trump fue expulsado con cajas destempladas de la red social.

En 2019, poco después de que fuera nombrada ‘persona del año’ por la revista Time, Trump dedicó un agrio tuit a la activista sueca:  «Qué ridículo. Greta debe aprender a controlar su problema de ira y, después, irse con un amigo a ver una película antigua. Tranquilízate, Greta, tranquilízate».

Pero la venganza es un plato que se sirve frío en Suecia y Thunberg supo esperar un año para contestar a Trump. Durante el pasado recuento de los votos que finalmente han supuesto el fin de su presidencia, el pasado mes de noviembre, Trump se quejó amargamente en Twitter de que le estaban robando las elecciones. Entonces, Thunberg publicó el siguiente tuit:

«Qué ridículo. Donald debe aprender a controlar su problema de ira y, después, irse con un amigo a ver una película antigua. Tranquilízate, Donald, tranquilízate».

Visto en Twitter. Con información de Cadena SER.