En 1978 se introdujo comercialmente el VHS en Estados Unidos. Ese mismo año, Michael Cimino estrenó ‘El Cazador’ (‘The Deer Hunter’), alabada como una de las mejores películas de todos los tiempos pero que, hoy en día, uno solo puede ver en modo FFW: 3 horas y cuatro minutos, larga como una ópera de Wagner.

La aparición del VHS acortó drásticamente la duración de las películas, tal y como se aprecia en esta infografía elaborada por Single Lunch. En menos de una década, la duración media de las películas pasa de los 125 minutos de 1978 a poco más de 105 a finales de los ochenta, época dorada de los videoclubs y de los vídeos grabados.

[Como curiosidad, la primera película publicada en formato VHS fue ‘Cheongchun gyosa’  (‘El joven profesor’), cinta surcoreana de 1972 cuya mayor virtud para ostentar este honor es que duraba exactamente 90 minutos, lo mismo que las primeras cintas VHS].

Pero, el “efecto VHS” duró lo que duran dos náufragos en un Titanic on the rocks: a medida que el mercado fue pasando al DVD y, más tarde, al streaming, las películas fueron volviendo a su tendencia natural: ser cada vez más largas, hasta Mordor y vuelta sin tomar atajos, una tendencia que parece no tener fin.

Visto en Single Lunch. Con información de Towards Data Science.