¡Comparte este artículo!

Julio Iglesias es el artista vivo que más discos ha vendido en la historia: 300 millones. A razón de un dólar por disco vendido (% aproximado en el negocio), esto representa 300 millones de dólares, que sumada a conciertos, anuncios y negocietes por aquí y por allá suman los 790 millones de la fortuna de nuestro cantante (exiliado) más internacional.

Su hijo, el no menos popular Enrique Iglesias, no ha vendido ni de lejos los discos de su padre pero le gana de calle en reproducciones y descargas en el mundo digital, su terreno. Su vídeo más visto, ‘Bailando’, está a punto de alcanzar los 3.000 millones de reproducciones en YouTube y su canal tiene 19,2 millones de suscriptores. Pero, claro, no es lo mismo vender un disco que anotarte un “play” en YouTube, que paga 6.000 veces menos por reproducción de lo que hacía la CBS por vender un disco, esto es 0,00154 dólares por cada visionado.

Con esta cifra, Enrique Iglesias (y Descemer Bueno y Gente de Zona) podría haber ingresado de YouTube 439.780 dólares, pecata minuta, habida cuenta de que hablamos del 12º vídeo más visto de la historia de la plataforma.

Gracias a este y otros vídeos, Enrique Iglesias podría estar ingresando entre 10 y 50.000 dólares mensuales solo de YouTube, aunque sin duda esta cifra está más cerca de la parte alta del cuadro, dada la capacidad negociadora del artista afincado en Miami.

El cuadro que ilustra este artículo muestra cuántas reproducciones necesitaría una canción o un vídeo en cada una de las plataformas de streaming para que su autor pueda alcanzar el Sueldo Mínimo, es decir, 950 euros, en el caso de España. La que más paga, con gran diferencia es Facebook, para asombro de propios y extraños: 0,057 dólares por reproducción, 25 veces más que YouTube, la más rácana, según los datos extraídos de esta tabla de iPadizate:

En consecuencia, “sólo” son necesarias 18.194 reproducciones para alcanzar el sueldo mínimo en Facebook, mientras que ingresar esos mismos 950 euros exige más de 674.000 reproducciones en YouTube.

Eso sí, de ahí hay que restar la comisión de la plataforma, que asciende al 29% en el caso de Spotify y de la discográfica, en caso de existir este intermediario, que puede ascender a otro 50%, tal y como explica este artículo de Xataka. En este caso, el artista se llevaría únicamente 18 céntimos de cada dólar ingresado, en caso de Spotify, de modo que deberíamos multiplicar por cinco la cifra de reproducciones para alcanzar la cifra mágica del sueldo mínimo. Y eso si hablamos de un solista, claro, porque como el grupo lo formen cuatro habrá que multiplicar por esa cifra el número de reproducciones para continuar siendo un “miserurista”. Una ruina, vaya.

Con información de iPadizate, Business Insider, LOC y Xataka.