Si a la progresión de las víctimas por el coronavirus en el mundo trazáramos un gráfico paralelo sobre la ineptitud de los gobernantes, el presidente de México Andrés Manuel López-Obrador (AMLO) llevaría varios cuerpos de ventaja a dos lumbreras como Trump o a Boris Johnson.

El presidente ha animado a los mexicanos a “salir a las calles a comer con la familia”, dado que el país está aún en la Fase 1 de medidas de contingencia, una recomendación directamente criminal, habida cuenta de lo que está sucediendo en países europeos como España o Italia.

No fue un desliz del lenguaraz presidente, porque unos días atrás repartió abrazos y besos entre sus seguidores, y posteriormente mostró a la prensa amuletos de santos como “escudo protector” contra el coronavirus, en una de las intervenciones públicas más patéticas que se recuerdan.

Pero si el presidente mexicano es inepto, sus asesores lo son aún más. Un reciente informe elaborado por su equipo de ‘expertos’ afirma, textualmente, que «por un tema de genética, la raza mexicana tiene mayor resistencia a este tipo de virus que otras razas como la europea».

¿He leído bien, raza mexicana? ¿Acaso existe tal cosa? El concepto de “raza” fue muy popular en los primeros balbuceos de la antropología, pero ha sido completamente desahuciada de la ciencia desde hace décadas por ser anticientífica y, obvio, racista. No existe tal cosa como “raza” y, de existir, la mexicana –fruto de un largo y complejo proceso de mestizaje que sigue en marcha- sería tan diferencial como la “raza mediterránea”, por poner un ejemplo.

Me pongo en contacto con Mauricio-José Schwarz, que en su doble condición de periodista especializado en divulgación científica y mexicano, tiene algo que decir sobre el exabrupto de AMLO y todos los hombres del presidente: «Sólo el tiempo dirá si los asesores de AMLO tienen razón en retrasar la cuarentena y no hacer pruebas en los números que otros expertos recomiendan. Lo único que de momento tengo claro es que si los asesores de salud de López creen realmente que hay una «raza mexicana» que es genéticamente más resistente que cierta «raza europea», no les confiaría yo a un hámster con un resfriado».

Al frente del equipo científico del gobierno mexicano está Hugo López-Gatell, un epidemiólogo que da consejos tan disparatados como los que ofreció en esta conferencia de prensa: «Es mejor esperar a que haya 100 niños infectados para cerrar una escuela a que haya solo 1, porque 100 tienen más fuerza para contagiar a 1.000».

El flamante subsecretario de Salud «es el mismo López-Gatell que gestionó mal la epidemia de la gripe porcina de 2009 y lo relegaron de sus responsabilidades en epidemiología». En aquella ocasión, un millar de mexicanos murió y 70.000 resultaron infectados por el brote de gripe AH1N1. La horquilla de víctimas en México con el coronavirus va de los 400 a los 2.000 muertos, y si no llegan a más será por la privilegiada genética de la “raza mexicana”.

Con información de López Doriga, The New York Times y El Universal.