¡Comparte este artículo!

La pandemia del coronavirus empezó en China, pero, a este paso, puede que acabe llamándose ‘gripe italiana’. Algo parecido sucedió hace un siglo, cuando a España le cayó el sambenito de bautizar una enfermedad de la que nada (o poco) tenía que ver y fue sinónimo de muerte y devastación: la llamada gripe española aniquiló entre 30 y 50 millones de personas y contagió a la mitad de la población mundial al final de la I Guerra Mundial. Por esta vez, y sin que sirva de precedente, podemos desmentir con orgullo esta falsa atribución: la pandemia no tuvo nada de española. El motivo por el que fue etiquetada con ese gentilicio es que España fue neutral durante la contienda y, por tanto, los periódicos españoles fueron los únicos en Europa en informar libremente sobre la misma.

Agentes de policía de Seattle, listos para luchar contra la ‘gripe española’. Foto: Wikicommons.

El primer caso se detectó el 8 de marzo de 1918. La conocida como gripe española fue una pandemia de gripe de inusitada gravedad, causada por un brote de influenza virus A del subtipo H1N1. A diferencia de otras epidemias de gripe –que afectan básicamente a niños y ancianos– muchas de sus víctimas fueron jóvenes y adultos saludables, así como animales, entre ellos perros y gatos. Pero la enfermedad no nació en España: el primer caso se registró en Fort Riley (Kansas, EEUU).

Al alba, un joven soldado se presentó en la enfermería del fuerte quejándose de fiebre, dolor de garganta y dolor de cabeza. Al mediodía, el hospital contaba con más de 100 casos, en una semana, había 500. Durante la primavera, 48 soldados murieron en aquel destacamento.

Otras fuentes sitúan el origen en Francia, desde donde se extendió al resto de Europa en plena contienda mundial. España fue uno de los países más afectados con cerca de 8 millones de personas infectadas en mayo de 1918 y alrededor de 300.000 muertes (a pesar de que las cifras oficiales redujeron las víctimas a «solo» 147.114 personas).

En un solo año mató entre 50 y 100 millones de personas y se estima que enfermó al 55% de la población mundial. Hasta hoy, se considera la pandemia más devastadora de la historia humana. Los Aliados de la Primera Guerra Mundial la llamaron gripe española porque el evento recibió una mayor atención de la prensa en España que en el resto de Europa, ya que el país no se vio involucrado en la Gran Guerra y por tanto no censuró la información sobre la enfermedad.

El rey Alfonso XIII, uno de los afectados por la ‘gripe española’ de 1918. Fuente: El Español.

Con información de Old Strambotic, Wikipedia y SINC.