¡Comparte este artículo!

«Los horrores y las ruinas siempre han atraído a los turistas», Duccio Canestrini.

Uno de los monumentos que posiblemente NO verás si algún día vas a Praga es el dedicado a las víctimas del comunismo: un conjunto de esculturas de personas en diversos estados de mutilación que bajan por una escalera en una remota localización del barrio de Malá Strana, en la capital checa.

El monumento fue erigido en 2002 en recuerdo a los miles de presos políticos muertos durante la era comunista entre 1948 y 1989, y forma parte de la guía ‘La vuelta al mundo en 80 catástrofes’ que acaba de publicar el colectivo artístico Left Hand Rotation.

Por allí desfilan toda suerte de matanzas, accidentes de aviación, catástrofes naturales, guerras y demás desdichas de infausto recuerdo, desde los atentados del 11-M de Madrid hasta el memorial de las víctimas de la masacre de Columbine (15 muertos), en Littleton, en plena América profunda.

Lógicamente, no se trata de una guía al uso, es decir, no pretende guiar al visitante por estos tétricos mausoleos del mundo sino, más bien, «estimular en las personas la investigación de este tipo de manifestaciones del poder hegemónico en forma de estatuas en su propio entorno, memoriales o totems dedicados a muertes colectivas», según nos responde vía mail Left Hand Rotation desde Lisboa, ciudad en la que llevan afincados un rato largo y en la que han localizado una docena de monumentos catastróficos. Sin ir más lejos:

Todo empezó en Bali, hace unos cuantos años. Allí, recuerdan los artistas, «nos topamos con varios de estos monumentos que algunas personas nos decían eran de «obligada visita»: en realidad lo que nos encontramos fue un gran obelisco (artísticamente bizarro) que recordaba la muerte de más de 200 personas en una atentado terrorista contra turistas. A partir de ahí comenzamos a coleccionar nuestro álbum de monumentos a muertes colectivas en diferentes países y decidimos completar con materiales libre de derechos en la red. El estallido de la pandemia nos dio el tiempo y el contexto para organizar el proyecto y dar forma a la guía».

Que la publicación (online) de la guía coincida en el tiempo con la actual pandemia de covid-19 no es casual. Por un lado, tal y como comentan Left Hand Rotation, el confinamiento les ha dado tiempo para organizar el material y, por otro, «es evidente la inspiración a la hora de incluir una categoría como la propia Epidemia como causa mortal (e inspiradora para un nuevo monumento), sin ir más lejos en la guía se encuentran lugares hiper-turísticos dedicados a infecciones como la peste (el monumento-osario de Sedlec en Chequia o el memorial de Memphis a los muertos por la fiebre amarilla)».

El trabajo de Left Hand Rotation sigue la línea de investigación iniciada por el colectivo hace más de una década, en torno a la industria del turismo y uno de sus “efectos colaterales”: la gentrificación de las ciudades. En este sentido, «[el turismo del morbo] es algo que ocurre desde hace mucho tiempo con el turismo, o mejor dicho con el llamado «TANATOturismo» o incluso «DARK Tourism«, que atrae a las personas a la tragedia ajena mediante estos totems visitables, consumibles desde las guías turísticas y los medios de comunicación. Duccio Canestrini nos dijo un día al oído «Los horrores y las ruinas siempre han atraído a los turistas». Y es verdad, la Isla de Utøya en Noruega es ahora mismo uno de los grandes reclamos turísticos del país por una única razón: allí ocurrió el famoso tiroteo de 2011 en el que mataron a 77 jóvenes, por no hablar de los campos de concentración en Polonia o Alemania».

Memorial de la Isla de Utøya (77 muertos).

«Escriban «turismo Japón Fukushima» en algún buscador y vean. En realidad como colectivo artístico lo que hacemos es analizar y poner sobre la mesa todo esto (cómo la industria turística ha reducido el viaje al puro desplazamiento y a la compulsiva colección de imágenes) y crear un artefacto en forma de guía que recoja, con una cierta ironía, esta idea de que el monumento público a la catástrofe está cargado de ideología y valores funcionales, siendo más útil a la legitimación del poder instituido que a la recuperación de las comunidades afectadas por el desastre.

Monumento a los (americanos) caídos en Vietnam, Washington (EE.UU.). Foto: Pixabay.

Aquí puedes descargar ‘La vuelta al mundo en 80 catástrofes’. No dejes de visitar la página web de Left Hand Rotation.