¡Comparte este artículo!

Ya sabemos que las comparaciones son odiosas, y esta está traída por los pelos, pero tiene su aquel: este mapa de la Península Ibérica establece una analogía entre las nacionalidades históricas de las islas británicas y las ibéricas.

Los “países catalanes” se convierten en la díscola Escocia, que se emancipó de Gran Bretaña en 2014, vía referéndum. Eso sí, dudamos que esta analogía haga gracia a la mayoría de valencianos y baleares, convertidos estos últimos, por cierto, en las Islas del Norte”, Hébridas, Orcadas y Shetland.

El País Vasco, que absorbe Navarra como quien no quiere la cosa, se convierte inopinadamente en Gales, en tanto entre ambos territorios está Cornualles, trasunto de Aragón.

En el extremo noroccidental está Irlanda del Norte, ese territorio que aquí conocemos como Galicia, un remate coherente de Irlanda, el vecino “pequeño” del Reino Unido, como Portugal lo es de España.

El archipiélago canario transmuta en la Isla de Man, territorio meridianamente independiente/dependiente de la Corona Británica, en tierra de nadie, entre Irlanda y Gran Bretaña. Para rematar este delirio cartográfico, Ceuta y Melilla se convierten en los condados de Jersey y Alderney, respectivamente.

Lo dicho: las comparaciones son odiosas y un poco hateful.

Visto en Twitter.