¡Comparte este artículo!

Madre no hay más que una, y a ti te encontramos en la calle. Una pareja suiza ha llamado a su primera hija “Twifia” para poder disfrutar durante los próximos años de internet gratis, merced a la promoción de un nuevo operador de servicios móviles llamado, cómo no, Twifi.

El pasado 1 de octubre nació la pequeña Twifia en el cantón de Graubünden. Sus orgullosos padres, de 30 y 35 años, cuentan su historia al diario local Blich, prefieren permanecer en el anonimato, porque no están precisamente orgullosos de haber condenado a su hija a un nombre ridículo a cambio de un puñado de gigas:

«Preferimos que nuestros nombres permanezcan ocultos porque estamos un poco avergonzados”, admite el padre de la pequeña Twifia, que posa con la cabeza cortada en la foto del periódico.

Él mismo creyó que se trataba de una broma cuando vio el anuncio en Facebook: «A medida que le daba vueltas, iba tomando forma en mi cabeza, hasta que empezó a tener su atractivo». Una vez vencidas sus dudas iniciales, logró convencer a su pareja embarazada, que justifica así el atropello: «Es nuestra hija, para bien y para mal. Y para mí, el nombre de Twifia también significa “conexión”, ¡es una conexión eterna!».

Los padres aseguran que no han bautizado a su hija con el nombre de Twifia únicamente por la conexión a internet gratis. Para descargar su mala conciencia, aseguran que «crearemos una cuenta de ahorros para la pequeña Twifia y le transferiremos 60 francos cada mes. Cuando cumpla 18 años, puede hacer el examen de conducir o comprar un coche con ese dinero», dicen. Para entonces, los papás están convencidos de que la pequeña Twiffa hija habrá encontrado un nombre «bastante guay».

Ahora bien, 18 años es una pequeña eternidad. ¿Y si Twifi, una empresa con sólo cuatro empleados, ya no existe para entonces? «En ese caso me haré personalmente responsable de ello» promete el fundador de Twifi, Philippe Fotsch, de 37 años. «Es una cuestión de honor».

Sea como fuera, y aunque no estuvieran del todo seguros hasta el nacimiento, la pareja no se arrepiente de su decisión: «Hay nombres mucho peores. Y cuanto más a menudo decimos “Twifia”, ¡más bonito nos suena el nombre!»

Visto en Blich, vía Fox.