¡Comparte este artículo!

Montañas rusas con los pasajeros en silencio, pasajes del terror con monstruos a distancia de seguridad o superhéroes que no chocarán los cinco con los visitantes. Bienvenidos a los parques de atracciones de Japón en la era del coronavirus.

A medida que los parques de entretenimiento japoneses vuelven a abrir sus puertas, un grupo de operadores del sector han publicado sus guías de trabajo sobre cómo operar de manera segura bajo la amenaza del virus, según publica Japan Times.

@‰c‹Æ‚ðÄŠJ‚µ‚½ŽOdŒ§ŒK–¼Žs‚Ì—V‰€’nuƒiƒKƒVƒ}ƒXƒp[ƒ‰ƒ“ƒhv‚̃WƒFƒbƒgƒR[ƒXƒ^[BŠ´õ–hŽ~‚Ì‚½‚ߍÀÈ‚ðˆê—ñ‚²‚Ƃɋ󂯂Ă¢‚½‚P‚V“ú
Entre las recomendaciones del Nagashima Spa Land, en la prefectura de Mie, en la costa sur de la isla de Honshu, se encuentran que visitantes y trabajadores lleven máscaras en todo momento, y eviten en lo posible “vocalizar en voz alta” (lo que viene siendo gritar) en las montañas rusas y otras atracciones, para evitar la dispersión del virus a través de la saliva.

Los ‘fantasmas’ que habitan las casas encantadas también están invitados a mantener una “prudente distancia de seguridad” respecto a los visitantes, continúa la guía. Asustar de lejos, pero sin contagiar.

Asimismo, se pide a los trabajadores del centro, incluyendo aquellos disfrazados de mascotas o superhéroes, que se abstengan de dar la mano o chocar las palmas con los jóvenes fans, manteniendo una prudente, y muy japonesa, distancia de seguridad.

En la misma línea, los superhéroes que participan en “peleas a muerte” con villanos deberán “evitar pedir el apoyo del público” durante la lucha, evitando así los gritos de ánimo de los visitantes, y la dispersión de las microgotas de saliva, potencialmente víricas.

Las atracciones de realidad virtual no deberían operar a menos que sus gafas y dispositivos puedan ser completamente desinfectadas tras su uso.

Finalmente, y para alivio de los padres, se pide a los vendedores que se abstengan de poner juguetes o muestras de comida en manos de los pequeños para animarles a chantajear a sus padres para que les compren.

«Estas recomendaciones no reducirán las infecciones a cero, pero limitarán el riesgo de infección», admite la dirección, que asegura seguir estudiando maneras de reducir los riesgos de transmisión.

Los mayores parques de atracciones de Japón –Disneyland Tokio y Universal Estudios en Osaka- permanecen cerrados sin fecha de apertura prevista.

Japón ha conseguido mantener a raya la pandemia de coronavirus: apenas 880 muertos y una tasa casi nula de infectados durante la última semana. El uso generalizado de la mascarilla y la legendaria distancia social habitual entre los japoneses han facilitado este éxito sanitario.

Noticia original en Japan Times.