¡Comparte este artículo!

Mientras otras ciudades apuestan por cegar a los vecinos con megawatios de luces o hacer alarde de patriotismo, una pequeña ciudad escocesa ha dejado que sean los niños quienes diseñen las luces de Navidad. Newburgh -una ciudad con una población de poco más de 2.000 residentes- puso en manos de los niños de la escuela primaria los diseños de las luces navideñas.

El genial resultado es una colección de ángeles de trazo naif, pavos reales esquemáticos y renos de dos patas. Una vecina de Newburgh ha recopilado en Twitter algunas de las figuras, con gran éxito de crítica y público: el tuit ha sido retuitado más de 150.000 veces desde el miércoles.

La costumbre de encargar los diseños a los niños de Newburgh viene de lejos, según cuenta BBC: desde casi dos décadas se selecciona el dibujo de un alumno de escuela primaria para que cobre vida en la iluminación navideño callejera.

Shona Gray, cabeza visible del Grupo de Acción de Newburgh explica el origen de esta tradición: «Puede que aquel año estuviera un profesor de la escuela local en el comité, pero nadie se acuerda. Todo lo que sabemos es que se convirtió en un concurso anual y todos los escolares presentaron sus dibujos, y uno fue elegido para convertirse en una figura luminosa».

El concurso infantil estuvo a punto de cancelarse este año por culpa del Covid, en tanto a los organizadores les parecía «una frivolidad» gastarse 7.000 libras en un nuevo luminoso. Sin embargo, las donaciones de los comerciantes y las familias locales hicieron posible que un año más la localidad se llenara de papás noeles famélicos, árboles de Navidad con patas y angelotes azules.

Visto en Twitter, con información de BBC.