¡Comparte este artículo!

El chiste aseguraba que la mejor prueba de que Jesucristo era español era que seguía viviendo en casa de sus padres a los 33 años. La estadística, por el contrario, demuestra que el Mesías era más bien montenegrino: siendo el estado balcánico el que más tardan sus jóvenes en abandonar el nido materno: 33,1 años, según los datos de Eurostat (2019).

Los españoles están en el grupo de cabeza (o de cola, depende) en esta estadística: abandonan el hogar materno a los 29,5 años de media, cuatro años antes que los croatas y siendo también más, ejem, “precoces” que eslovacos, italianos, búlgaros y malteses.

En el mapa se aprecia que en 2019, en promedio en toda la UE-27, los jóvenes abandonaron el hogar paterno a la edad de 26,2 años. Sin embargo, este promedio varía entre los Estados miembros de la UE. Croacia, Eslovaquia, Italia y Bulgaria registraron las edades medias más avanzadas de abandono del hogar parental, todos por encima de los 30 años. Por el contrario, Suecia, Luxemburgo, Dinamarca y Finlandia registran las edades medias más jóvenes con menos de 22 años. La edad media más baja de los jóvenes que abandonan el hogar paterno se observó en Suecia (17,8 años) y la más alta en Croacia (31,8 años). Si se incluyen los países no pertenecientes a la UE, la edad más alta se observó en Montenegro, donde la edad estimada de los jóvenes que abandonaban el hogar paterno era de 33,1 años en promedio.

En la mayoría de los países septentrionales y occidentales, los jóvenes abandonaron el hogar en promedio a los 20 años de edad, mientras que en los estados meridionales y orientales la edad media en que abandonaron el hogar fue entre los veintimuchos y los treinta y pocos. Cabe señalar que Luxemburgo y Eslovaquia difieren significativamente de sus países vecinos en este aspecto.

Los países pueden agruparse en seis grupos de edades alcanzadas. En el primer grupo, formado por Dinamarca, Estonia, Finlandia, Luxemburgo y Suecia, los jóvenes dejaron su hogar paterno en promedio por debajo de los 24 años. En el quinto grupo, que incluye a Bulgaria, Eslovaquia, España, Italia, Malta y Serbia, los jóvenes dejaron el hogar de sus padres en promedio a la edad de 30 o 31 años. Por último, el sexto y último  grupo está formado por Croacia, Montenegro y Macedonia septentrional y corresponde a una edad media de 32 años o más para las personas que abandonan el hogar de sus padres.

Directamente relacionado con el anterior, este otro mapa muestra el porcentaje de jóvenes de entre 25 y 34 años que siguen viviendo con sus padres. En este caso, la «medalla de oro» se la lleva Hungría, con más de la mitad (56,2%) de sus jóvenes aún en el nido, seguida de Bulgaria y Grecia. España está a mitad de la tabla, con un 37,2% de jóvenes aún esperando la oportunidad de coger la puerta.

Con datos y mapa de Eurostat y Brilliant Maps.