¡Comparte este artículo!

España tiene una superficie de 504.000 kilómetros cuadrados, algo más de 50 millones de hectáreas, de las que el 36,7% está ocupadas por bosques; el 28% por tierras de cultivo; el 16,4% por matorral y suelo desnudo; el 13,9% por pastizales y el 5% restante por superficies edificadas, carreteras o ferrocarriles, según el Informe Anual de Indicadores: Agricultura Alimentación y Medio Ambiente que elabora el susodicho ministerio.

Hemos dividido el mapa de España en esos cinco usos para observar gráficamente la distribución de cada una de las tierras. La asignación es completamente arbitraria, y se basa en la extensión de las provincias señaladas. Que nadie se dé por aludido.

Así, el suelo urbano –incluyendo infraestructuras- ocupa el 5% de la superficie del país, es decir, la suma de la Comunidad Valenciana (23.255 kilómetros cuadrados) y Gran Canaria (1.600 km2).

El área correspondiente a pastos equivale a unos 65.000 km2, es decir, la superficie de Castilla La Mancha menos Toledo, que nos la “guardamos” para cubrirla de matorral.

El matorral se extiende por 82.00 km2, más o menos la suma de la superficie de Toledo, Madrid y Castilla y León, si le restamos tres provincias: Zamora, Palencia y León propiamente dicha.

El área más abundante es el que corresponde a zonas boscosas, que ocupa 183.000 kilómetros cuadrados, algo más de un tercio de España o, en nuestro arbitrario mapa, Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra, La Rioja, Aragón, Cataluña, Baleares y lo que queda de Canarias y Castilla y León.

En comparación, esta es la distribución del uso de la tierra en el mundo, según el mapa de Our World in Data en el que nos hemos inspirado:

Con información de Wikipedia, RTVE y Reddit.