¡Comparte este artículo!

Argentina, y más concretamente, Buenos Aires, era el centro del mundo según un mapa publicado por el Servicio de Hidrografía Naval de la Armada Argentina en 1975. La proyección establece una perspectiva insólita en la que Argentina ocupa el centro del mapa, la Antártida aparece en ligeramente al sur y la enorme masa de tierra que integra Euroasia rodea dos tercios del mapa, haciendo casi indistinguibles sus países.

El mapa, cómo no, tenía una intencionalidad geopolítica. En realidad, se trataba de una respuesta a Gran Bretaña en la época que comienza la disputa por las Islas Malvinas (el archipiélago de las Falklands, para los ingleses). Si los británicos colocaron el meridiano de Greenwich en el centro del mapamundi que todos conocemos, ¿por qué no iban los argentinos a hacer lo propio?

Dicho y hecho. «El mapa se inserta en el contexto de las negociaciones diplomáticas mantenidas con Inglaterra desde la década de 1960, referidas a la cuestión de la soberanía de las islas Malvinas, conforme a las resoluciones de las Naciones Unidas. Dichas negociaciones, que habían evidenciado avances significativos, tienen un drástico punto de inflexión en 1976 con el cambio de postura británica, que incluyó la tajante negativa a abordar la cuestión nodal respecto de la soberanía territorial», según explica el artículo ‘Imágenes cartográficas: geografía, cultura y poder’ [.pdf] del ‘Atlas Histórico de América Latina y el Caribe’.

Las Islas Malvinas estuvieron durante los siglos XIX y XX entre Argentina y el Reino Unido. La ‘descolonización’ pretendida en la década de los 60, que hubiera devuelto el archipiélago a Argentina se quiebra. Las negociaciones para desvincular las Islas del domino político del Reino Unido se quebró a raíz del «descubrimiento de yacimientos hidrocarburíferos en la plataforma continental en torno a las islas», siempre según la versión argentina. «Pero además, el reclamo británico de soberanía se extiende al continente blanco, pretensión que se encuentra ligada a su posesión en Malvinas». Esto último explica que aparezcan coloreados tanto la masa continental argentina como el área de la Antártida bajo soberanía argentina, cuya superficie se superpone con el territorio de Chile y de Gran Bretaña en el continente austral.

La disputa por las Malvinas desembocaría en una breve y sangrienta guerra, disputada en 1982 entre Argentina y Gran Bretaña, que finalizó con una severa derrota del país austral.

Existe una versión más moderna y algo menos “argentinocéntrica” que da media vuelta de tuerca al mapa de 1975 y voltea la bola del mundo, situando el polo norte abajo y viceversa. Un mapa que, por cierto, hubiera hecho las delicias de Mafalda.

Con información de Wikipedia, Twitter y ‘Atlas Histórico de América Latina y el Caribe’.