¡Comparte este artículo!

«Me suena a chino» es la frase que utilizamos los españoles cuando no entendemos ni jota de lo que nos están diciendo. También es la expresión favorita para expresar incomprensión lingüística de nuestros vecinos portugueses y franceses, belgas y holandeses, rusos, húngaros, griegos, polacos y bálticos, tal y como refleja este mapa elaborado por @languages.eu.

Pero si a los griegos les suena a chino una frase farfullada en un idioma indescifrable, a ingleses, irlandeses, suecos y noruegos eso mismo les suena a griego, el segundo idioma, tras el chino, más recurrente para estos casos. Finlandeses e islandeses, po su parte, están de acuerdo en que lo que realmente suena extraño es el hebreo.

El tercer idioma menos inteligible es, contra todo pronóstico, el español, un idioma tan fácil de entender que lo habla incluso un niño (español) de cuatro años. Los ex-yugoslavos y ex-checoslovacos dicen concretamente «[esa cosa rara que hablas] es un pueblo español para mí», sin especificar si se trata de Calatayud o Bollullos de Abajo.

Los italianos, por su parte, suelen decir «me suena a árabe»; para los turcos, lo que suena de verdad raro es el francés, pero la perla del miss understanding le corresponde a los búlgaros, que utilizan la enigmática frase «me estás habando en patagonés», cuando no entienden ni pío. Para acabar, los alemanes, zanjan la cuestión con un elegante «sólo entiendo estación de tren», evitando cualquier referencia potencialmente ofensiva a otros hablares.

Visto en Reddit.