¡Comparte este artículo!

Desde ayer y durante los próximos seis meses podrá verse en el Bajo Manhattan una imponente estatua de la Medusa de la mitología griega, si bien en este caso no es su cabeza decapitada la que cuelga de la mano de Perseo, como en la famosa representación de Cellini, sino al contrario: la cabeza de Perseo cuelga como trofeo de la Medusa.

‘Medusa con la cabeza de Perseo’ es obra del artista argentino Luciano Garbati y su obra, creada originalmente en 2008, se ha convertido en un inopinado símbolo del movimiento #MeToo. De hecho, la réplica de más de 2 metros de la estatua se exhibirá en el Collect Pond, a pocos metros de la puerta del tribunal donde se procesó a varios hombres acusados de agresiones sexual durante el movimiento #MeToo, entre ellos Harvey Weinstein, que fue allí condenado por dos delitos sexuales graves en febrero.

 Jeenah Moon, The New York Times.

La polémica estatua de Garbati forma parte del proyecto Art in The Parks de la ciudad de Nueva York. La nota de prensa enviada el pasado martes, día de la inauguración, la organización explica el mito original de la Medusa:

«En La metamorfosis de Ovidio, Medusa era una doncella del templo de Atenea, que fue acechada y violada por Poseidón. Atenea, en su furia, destierra y maldice a Medusa con una monstruosa cabeza de serpiente y una mirada que convierte a los hombres en piedra. Medusa es culpada y castigada por el crimen del que fue víctima; es desterrada como un monstruo y luego, con la cruel ayuda de Atenea y Poseidón, finalmente es cazada y decapitada por el héroe épico Perseo, que muestra su cabeza como un trofeo en su escudo. La escultura de Garbati habla directamente de la obra maestra de bronce florentino del siglo XVI, ‘Perseo con la cabeza de la Medusa’ de Benvenuto Cellini (1545-1554)».

«La leyenda ha comunicado a las mujeres durante milenios que si son violadas, es su culpa», explicó el artista durante la presentación de la obra. Garbati reconoció asimismo que su trabajo era una respuesta directa a la escultura de Cellini, que representa la historia de Perseo matando a Medusa y luego usando su cabeza cortada como arma, aprovechando su poder de convertir a la gente en piedra con su mirada.

En 2018, una década después de la creación de la escultura original de resina, las imágenes de la escultura de Garbati comenzaron a difundirse en internet. Ganó el estatus de meme después de que el artista publicó fotos de la obra en Facebook, y fue usada como símbolo de la furia femenina cuando el movimiento #MeToo dominó las noticias.

Con información de MWTH Project y The New York Times. Más información en el Instagram de Luciano Garbati.