¡Comparte este artículo!

Las hemorroides se sufren en silencio, como advertía aquel vetusto anuncio de Hemoal. De ahí que mucha gente prefiera aplicar remedios de la abuela o consultar en internet antes de buscar ayuda en el médico.

Como consecuencia, muchas gente está intentando aliviar sus hemorroides introduciendo patatas congeladas en el recto, el “remedio casero” más habitual en internet y que, en esencia, no sirve para nada, a decir de los galenos.

Una búsqueda en Google nos devuelve 588.000 resultados para la consulta “patata + hemorroides”, siendo la primera la de un medio especializado en el particular: El Español, que lo mismo te fríe una corbata que te plancha un huevo o te resuelve tus almorranas con remedios caseros:

 

“Para aplicar este remedio hay que rayar una patata y envolverla en un pañuelo de papel de varias capas, formando como una «bolsita». Para conseguir una buena sensación de alivio, se debe aplicar en la zona afectada varias veces al día. Si antes de rallar la patata, se mete en la nevera, el frío también tendrá un efecto calmante en la zona”.

Foto: Nikzon/Shutterstock.

No existe ninguna evidencia médica de que las patatas congeladas insertadas en el ano puedan ayudar a curar las hemorragias, así que yo pediría precaución a cualquiera que esté considerando esta práctica”, explica Diana Gall, médica jefe del servicio médico online Doctor-4-U en una entrevista sobre el particular con Wales On Line.

“Las hemorroides se van como vinieron en unos pocos días, y existen una serie de prácticas seguras y probadas para mantenerlas a raya: debes beber gran cantidad de líquidos, tener una dieta rica en fibra y tomar baños de asiento para aliviar el picor y el dolor”, según Gall.

“En caso de que esto no funcione, se recomienda acudir a tu médico y explorar tratamientos alternativos”, concluye la doctora Gall.

Lo cierto es que un número elevado de las personas que sufren hemorroides –en silencio- prefieren intentar curarse solas antes de confesar su dolencia al médico. Se estima que la mitad de los españoles tendrá hemorroides en algún momento de su vida, mayoritariamente entre los 45 y 65 años.

Del decálogo de consejos que ofrece Infosalus para mantener a raya las malditas almorranas, hay uno que se olvida (y no son las patatas congeladas): cambiar desde hoy mismo tu postura de cagar: llevas toda la vida cagando mal… y no lo sabes.

Visto en Wales On Line. Con información de Infosalus y El Español.