¡Comparte este artículo!

El Museo Tussaud de San Antonio (Texas) ha retirado la estatua de Donald Trump tras el deterioro propiciado por algunos visitantes fuera de control, que la emprendían a puñetazos y arañazos contra la figura.

El dirección del centro no tiene claro si reparará la deteriorada figura de Trump y la volverá a exponer, dada la visceralidad que provoca su presencia entre algunos (aproximadamente el 50%) de sus visitantes. De momento, el hueco que deja el presidente saliente será cubierto con la figura del presidente entrante Joe Biden, que en estos momentos se está moldeando en el taller del museo.

«Cuando se trata de una figura muy política, los ataques pueden ser un problema», explica el gerente del museo, Clay Stewart, en declaraciones a San Antonio Express.

Los ataques de los visitantes a la figura de Trump aumentaron cuando la campaña presidencial de 2020 se calentó a principios del verano, explica el directivo. De nada sirvió trasladar a Trump al vestíbulo, donde los encargados de las entradas podían vigilar a los atacantes. Los enemigos políticos de Trump siguieron descargando su ira sobre el muñeco, vestido con un traje azul y con la característica corbata roja del republicano.

Si bien, Trump ha sido uno de los presidentes más polarizantes de la historia de Estados Unidos, golpear estatuas de cera del presidente es todo un deporte para los americanos, indica Stewart: «Siempre hemos tenido problemas con la sección presidencial porque no importa qué presidente haya sido -Bush, Obama o Trump-, a todos les han pegado. A Obama le arrancaron las orejas seis veces. Y a Bush le rompieron la nariz de un puñetazo».

Por suerte, el abuso hacia Obama cesó en el momento que dejó la Casa Blanca: «Obama no ha vuelto a ser golpeado tanto desde que dejó el cargo», dijo Stewart.

La estatua de Trump ha recibido un trato mucho más respetuoso en el Palacio de Cera de Louis Tussaud en Grand Prairie, también propiedad de Ripley Entertainment. No ha habido ni un solo ataque a la figura desde su instalación en 2017.

Con información de San Antonio Express.