¡Comparte este artículo!

No reconoció a su propia hija porque «los niños cambian mucho en dos años», según explicó Juan Manuel a las cámaras de ‘Espejo Público’.

Juan Manuel fue durante unas horas sospechoso de secuestrar a una niña en un colegio de Calella (Barcelona). El hombre llegó con la intención de recoger a su hija, Amelia, de cuatro años, a quien llevaba dos años sin ver por desavenencias con la madre de la criatura.

En el reparto de niños a la salida del colegio, el padre se presentó con una orden judicial y la encargada del centro infantil le entregó a Amelia. El problema es que no era su Amelia sino una niña que se llamaba igual.

Juan Manuel se llevó a la criatura a casa y la dio de merendar, aún sorprendido por lo cambiada que estaba su pequeña. «Hicimos igual que si fuera mi hija», explicó más tarde a la policía. La niña hablaba poco, según el hombre, quien no notó nada extraño hasta que dos horas después recibió una llamada de la Policía: «¿Ha secuestrado usted a una niña en el colegio?», le espetaron.

Entre tanto, en otro hogar del pueblo se estaba mascando un drama: la pequeña Amelia no aparecía. Por si fuera poco, en el colegio no acababa de cuadrar el inventario de niñas: había una Amelia de más, con toda probabilidad la hija de Juan Manuel.

Todo se resolvió felizmente cuando Juan Manuel llevó a la niña equivocada a su verdadero hogar, para solaz y alivio de sus familiares, y recogió finalmente a la Amelia genuina del colegio. «Es que los críos cambian mucho», se justificó antes las cámaras de Espejo Público.

Eso sí, los Mossos d’Esquadra han denunciado al colegio por negligencia.

Visto en Antena3. Con información de Última Hora.