¡Comparte este artículo!

La Organización Mundial de la Salud ha dado marcha atrás en su postura original sobre la Covid-19 al pedir a los líderes mundiales que dejen de confinar sus países y perjudicar sus economías.

El Dr. David Nabarro, enviado especial para la Covid-19 de la OMS, instó a los gobiernos a  «dejar de usar los cierres como su principal método de control» del coronavirus.

Nabarro también afirmó que lo único que lograron los cierres fue aumentar la pobreza: «Los confinamientos sólo tienen una consecuencia que nunca jamás debes menospreciar, y es hacer que la gente pobre sea mucho más pobre», dijo.

Las declaraciones del responsable de la OMS tuvieron lugar durante una entrevista con The Spectator y levantaron una gran controversia en las redes sociales, habida cuenta de lo errático de las recomendaciones sanitarias de la división para la salud de la ONU.

«En la Organización Mundial de la Salud no abogamos por los cierres como medio principal de control de este virus», dijo el Dr. Nabarro al The Spectator.

«El único momento en el que creemos que el confinamiento está justificado es para ganar tiempo para reorganizar, reagrupar, reequilibrar sus recursos, proteger a sus trabajadores de la salud que están agotados, pero en general, preferimos no hacerlo».

La principal crítica del Dr. Nabarro a los confinamientos se refería al impacto global, explicando cómo las economías más pobres que habían sido afectadas indirectamente: «Basta con mirar lo que ha sucedido con la industria del turismo en el Caribe, por ejemplo, o en el Pacífico, porque la gente no está tomando sus vacaciones», dijo.

«Miren lo que le ha sucedido a los pequeños agricultores de todo el mundo. … Mira lo que le está pasando a los niveles de pobreza. Todo indica que la pobreza mundial puede duplicarse el año que viene. Puede que tengamos al menos el doble de desnutrición infantil».

El confinamiento de Melbourne ha sido aclamado como uno de los más estrictos y largos del mundo. En el de España, entre marzo y mayo pasados, la gente tenía prohibido salir de casa a menos que fuera para pasear a su mascota. En China, las autoridades soldaron las puertas para impedir que la gente saliera de sus casas. La OMS piensa que estos pasos fueron en gran medida innecesarios.

En su lugar, el Dr. Nabarro aboga por un nuevo enfoque para contener el virus: «Apelamos a todos los líderes mundiales a que dejen de usar el confinamiento como su principal método de control de la enfermedad. Desarrollen mejores sistemas para hacerlo. Trabajen juntos y aprendan unos de otros».

Lo más desconcertante de las palabras de la nueva postura de la OMS es que el pasado mes de agosto –hace menos de dos meses-, el director europeo de la OMS recomendó a los países llevar a cabo un nuevo confinamiento para detener la segunda ola del coronavirus, que ya estaba gestando.

Visto en News.com.au, con información de DW, Euractive y Twitter.