¡Comparte este artículo!

La mayoría de los juegos de mesa, del Parchís al Trivial, pasando por el Monopoly, parten de una premisa similar: para que yo gane, vosotros tenéis que perder (y viceversa). Son, por tanto, “juego de suma cero”, de modo que promueven la rivalidad entre los jugadores, validando el motto de ‘Los Inmortales’: “Solo puede quedar uno”.

En ‘Pandemic’, sin embargo, para ganar estás obligado a colaborar con el resto de los jugadores, una hermosa metáfora de que la humanidad debe estar unida para enfrentarse a un enemigo invisible: en este caso, el coronavirus.

‘Pandemic’ se lanzó en 2007 e inauguró una nueva categoría: los juegos de mesa colaborativos.

«Hay 4 virus, repartidos por 4 zonas del mundo, que amenazan con extenderse al resto de territorios. Cuando una ciudad supera determinado número de infectados (es decir, cuando tiene 3 cubitos de una misma enfermedad), surgen brotes, y la enfermedad se expande a las ciudades adyacentes», nos cuenta Corre Plátano vía Twitter, veterano jugador de ‘Pandemic’.

«Según avanza la partida -cada turno finaliza siempre cogiendo 2 cartas de infección- por lo que los virus van a seguir avanzando siempre, por muy bien que se hayan hecho las cosas».

«Se trata de aprovechar tu turno (dispones de 4 acciones en cada turno), para contener en lo posible la expansión, evitar más brotes, y encontrar la cura. Por eso es tan importante colaborar, compartir la información entre los jugadores, intercambiar las ciudades que te han tocado con los demás (si tienes en tu posesión 5 ciudades infectadas por el mismo virus, automáticamente encuentras la cura)».

El tablero de ‘Pandemic’ consiste en un mapa del mundo en el que aparecen 48 ciudades, una intuición perspicaz por parte de los creadores, en tanto la actual pandemia está castigando con fuerza las urbes del planeta: Milan, Wuhan, Madrid, Nueva York…

Y si no te ha quedado claro cómo funciona ‘Pandemic’, aquí tienes a dos frikazos explicando el desarrollo de una partida:

Con información de Wikipedia. Gracias a Corre Plátano por su inestimable colaboración.