¡Comparte este artículo!

Paraguay sigue sin recibir vacunas contra la Covid por la negligencia de sus funcionarios, que transfirieron el pago de las vacunas a una cuenta equivocada… no una, sino dos veces.

El gobierno presidido por Mario Abdo Benítez está en el ojo del huracán, y las calles del país en plena efervescencia, tanto por la crisis económica desatada por la pandemia como por la ausencia de las prometidas vacunas. Y todo por culpa de un error de primaria: el Ministerio de Salud transfirió 6.850.615 dólares a The Vacinne Alliance GAVI, la alianza para las vacunas impulsada por Bill Gates, equivalente al 15% de las primeras 4.279.000 dosis para vacunar a un aparte sustancial de los 7 millones de habitantes del país.

El problema es que este dinero no tenía que pagarse a GAVI sino a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), perteneciente a la OMS, la institución que ha puesto en marcha el programa Covax para garantizar el suministro de la vacuna de la Covid a los países pobres.

La OPS informó al gobierno paraguayo del error y le indicó la cuenta correcta a la que debía ingresar el dinero. Mientras el gobierno iniciaba los trámites para recuperar el dinero del primer ingreso, el Ministerio de Salud hizo una nueva transferencia, esta vez de 2,8 millones de dólares, una vez más a la cuenta equivocada, la cuenta de GAVI. El resultado es que, a pesar de ser uno de los primeros países en gestionar las compras de las vacunas, Paraguay no ha recibido ni una sola dosis, según denuncia Independiente. El despropósito ha supuesto la salida de cuatro ministros del gobierno, empezando por el defenestrado Ministro de Salud.

Pero el desastre de las vacunas no se acaba ahí. Paraguay también tardó en contratar la vacuna Sputnik con Rusia y apenas ha recibido 4.000 dosis, mientras su vecino del sur, Argentina, ha recibido 3,8 millones.

El gobierno paraguayo entre tanto, echa balones fuera, y busca culpables. En rueda de prensa, el Ministro de Exteriores, Euclides Acevedo, aseguró que «Covax nos miente. Cómo es posible que paguemos y no nos den nada. Tenemos plata, pero no sabemos de dónde comprar vacunas. Se esconden de nosotros», Acevedo dijo que viajará a Brasil, Argentina y Chile en busca de las perdidas vacunas.

Con información de OMS, Independiente y Clarín.