¡Comparte este artículo!

El gobierno chino se ha comprometido a dejar de utilizar test anales en diplomáticos estadounidenses para realizar pruebas de la Covid-19 después de que Washington se quejara de que la práctica era «indigna», según el Departamento de Estado de Estados Unidos.

«El Departamento de Estado nunca estuvo de acuerdo con este tipo de pruebas y protestó directamente al Ministerio de Asuntos Exteriores cuando nos enteramos de que algunos miembros del personal eran sometidos a ellas», explicó el miércoles un portavoz del Departamento de Estado.

El portavoz dijo que Pekín había asegurado a Washington que la prueba se había hecho «por error» y que el personal diplomático estaba exento de la prueba, que es obligatoria para los viajeros que llegan a algunas partes de China.

El jueves por la tarde, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Zhao Lijian, negó que Pekín haya pedido a los diplomáticos estadounidenses en China que se sometan a pruebas de hisopo anal.

Algunas regiones chinas han estado ordenando la realización de hisopos anales a las personas en cuarentena, incluidas las que llegaron del extranjero. Las autoridades dicen que las pruebas pueden evitar que se pierdan infecciones.

En una publicación en línea a principios de febrero, la Comisión Nacional de Salud de China dijo que, en algunos casos, el coronavirus puede detectarse más fácilmente en muestras anales que en muestras de garganta y nasales. Pero reconoció que los hisopos rectales no son adecuados para su uso masivo porque son incómodos e impopulares.

Según las instrucciones de la comisión, las muestras anales se recogen introduciendo un bastoncillo de algodón de tres a cinco centímetros en el recto. Los informes sobre las pruebas anales de la Covid-19 provocaron una ola de pánico en las redes sociales chinas el mes pasado. Un viajero de Australia a China que se sometió a un frotis anal en septiembre explicó a Vice que sentía como si tuviera diarrea.

China ha contenido en gran barrera la pandemia; sólo se registran unos pocos casos diarios en este país de 1.400 millones de habitantes. Su recuperación relativamente temprana ayudó a su industria cinematográfica a batir récords a principios de este mes durante las vacaciones del Año Nuevo Lunar, pero las autoridades siguen siendo cautelosas con los visitantes extranjeros que podrían traer nuevos brotes.

Con información de Vice.