¡Comparte este artículo!

Algunas de las mejores películas están basadas en historias reales. Y aquí hay una que podría añadirse a la lista: se está haciendo un film basado en una historia real de un oso que accidentalmente comió 30 kg de cocaína. Se llamará ‘Cocaine Bear’. Apetecible. ¿Verdad?

No se sabe mucho más sobre la película, pero desde que se conoció la noticia en las redes sociales, la gente se ha vuelto loca con la idea. Lo que sí sabemos es que Elizabeth Banks ( ‘Virgen a los 40’ ) será la directora, mientras que los cineastas Phil Lord y Chris Miller la producirán para Universal Pictures.

La película es un «thriller de personajes inspirado en hechos reales que tuvieron lugar en Kentucky» y que cuenta la historia de un infame oso negro que fue encontrado muerto en 1985 junto a una bolsa de lona. La bolsa se había llenado con 30 kg de cocaína antes de que fuera arrojada desde el avión del traficante de drogas Andrew Thornton. 

Pero cuando finalmente se encontró la droga, que tenía un valor de alrededor de 15 millones de dólares, todo lo que quedaba eran 40 paquetes vacíos esparcidos alrededor del animal. 

Un médico forense, que miró dentro del oso, dijo: «Su estómago estaba literalmente repleto de cocaína. No hay un mamífero en el planeta que pueda sobrevivir a eso». Si sabes lo que una bolsita de coca de un gramo puede hacerle a un humano, imagina lo que la cantidad de 30 kg de la sustancia blanca le hizo a un oso enorme.

Según The Independent, Thornton era un ex abogado y oficial de policía de narcóticos, que había hecho carrera en el contrabando de cocaína desde Colombia, trayendo los alijos al norte de Georgia con avionetas Cessna.

La Oficina de Investigaciones de Georgia afirmó que Thornton murió cuando saltó de la avioneta y «se golpeó la cabeza con la cola del avión», por lo que no pudo abrir el paracaídas. El hombre de 40 años fue encontrado en un camino de entrada en Knoxville, Tennessee, con gafas de visión nocturna, un chaleco antibalas y mocasines Gucci. Todo el atuendo que debe llevar un narco en esas lides. También tenía 4.500 dólares en efectivo encima, así como armas, cuchillos y las llaves del avión.

Cuando se evaluó la trayectoria de vuelo de la aeronave, la policía encontró nueve bolsas de lona de cocaína; la décima bolsa se halló junto al oso muerto en el Bosque Nacional Chattahoochee. 

Pero ese no es el final de la historia para el oso, porque ahora tiene una segunda vida más tranquila: está disecado y se puede ver en la tienda Kentucky For Kentucky en Lexington (que está en Kentucky, como era de esperar). Ah, y lo han apodado ‘Pablo Eskobear’.

Adecuado. Muy apropiado de hecho.


Vía: The Independent